sábado, 31 de diciembre de 2016

Feliz Año 2017!!


Lo que necesito de ti - Mario Benedetti

No sabes còmo necesito tu voz;
Necesito tus miradas
aquellas palabras que siempre me llenaban,
necesito tu paz interior;
Necesito la luz de tus labios
! Ya no puedo... seguir asì !
... Ya ... No puedo.
Mi mente no quiere pensar,
No puede pensar nada màs que en tì.
Necesito la flor de tus manos,
aquella paciencia de todos tus actos
con aquella justicia que me inspiras
para lo que siempre fuè mi espina;
Mi fuente de vida se a secado
con la fuerza del olvido...
Me estoy quemando;
Aquello que necesito ya lo he encontrado
pero aùn ! Te sigo extrañando !
Mario Benedetti






Anibal Troilo

De Buenos Aires tendría que decir muchas cosas... Que es mi vida, que es el tango, que es Gardel, que es la noche... Que es la mujer, el amigo... Tendría que decir muchas cosas y muchas no sabría cómo decirlas... Pero anote esto: agradezco haber nacido en Buenos Aires.
Anibal Troilo

viernes, 30 de diciembre de 2016

Triste N° 1 - Mario Benedetti

Por la memoria vagamos descalzos,
seguimos el garabato de la lluvia
hasta la tristeza que es el hogar destino;
La tristeza almancena los desastres del alma,
o sea lo mejorcito de nosotros mismos,
digamos esperanzas, sacrificios, amores.

A la tristeza no hay quièn la depoje;
Es transparente como un rayo de luna
fien a determinadas alegrìas.

Nacemos tristes y morimos tristes,
pero en el entretiempo amamos cuerpos
cuya triste belleza es un milagro.

Vamos descalzos en peregrinaciòn,
triste tristeza, llena eres de gracia,
tu savia dulce nos acepta tristes.

El garabato de la lluvia nos conduce,
hasta el hogar destino que siempre has sido
tristeza enamorada y clandestina.

Y allì rodeada de tus fràgiles dogmas,
de tus làgrimas secas, de tu siglo de sueños,
nos abrazas como anticipo del placer.



Mario Benedetti

Cutting Crew - (I Just) Died In Your Arms

Eduardo Galeano

De nuestros miedos
nacen nuestros corajes,
y en nuestras dudas
viven nuestras certezas.

Los sueños anuncian
otra realidad posible,
y los delirios otra razón.
En los extravíos
nos esperan los hallazgos
porque es preciso perderse
para volver a encontrarse.
Eduardo Galeano

Cuadernos de Magia

Fiel, a mí misma.
Libre, de los otros.
Anónima, secreta.
Sola, con la compañía elegida.
Sin esperar, buscando mi norte;
ese, que para la mayoría queda en el sur...
Lejos, nunca, a veces.
Sin tiempo en todo lugar y en ninguna parte.
Sin pasado, pero con muchas vidas como experiencia.
Casi dormida, despierta en sueños.
Sin dueño, sin propiedades, sin impuestos.
Desapercibida y recóndita.
Una de Todas las Otras Sin Nombre,
sin edad, fuera de la ley y las promesas.
Si nos encontramos habrá sido una fiesta;
sino una casualidad que no existe.
No me esperes, no me busques; mejor yo te encuentro.
Con la salvaje indiferencia de los que no tienen corazón
o lo han perdido, si puedes perdóname, sino no importará nada.
Todo lo que tendrá lugar ya fué, y porque fué es eternidad.
No desesperes, las horas no pasan;
pasamos por ellas como fantasmas...
Y solo somos vistos por pocos, los que sienten de verdad.
Fuente: LA MAGA (Cuadernos de Magia)

jueves, 29 de diciembre de 2016

Cuando estuve en el mar - Jaime Sabines

CUANDO ESTUVE EN EL MAR


Cuando estuve en el mar era marino
este dolor sin prisas.
Dame ahora tu boca:
me la quiero comer con tu sonrisa.

Cuando estuve en el cielo era celeste
este dolor urgente.
Dame ahora tu alma:
quiero clavarle el diente.

No me des nada, amor, no me des nada:
yo te tomo en el viento,
te tomo del arroyo de la sombra,
del giro de la luz y del silencio,

de la piel de las cosas
y de la sangre con que subo al tiempo.
Tú eres un surtidor aunque no quieras
y yo soy el sediento.

No me hables, si quieres, no me toques,
no me conozcas más, yo ya no existo.
Yo soy sólo la vida que te acosa
y tú eres la muerte que resisto.-
                                                                   

El magnífico Teatro Griego de Taormina

A ocho mil metros el mar es intensamente azul, las montañas forman una columna vertebral alterada por conos que vomitan humo desde sus profundidades, los pueblos se apiñan en las laderas de los volcanes o forman racimos alargados a lo largo de las playas. Hay puntos que son pequeñas islas rodeando a su madre, la gran isla. Sicilia, bisagra de Europa. Última frontera de Italia antes de que África irrumpa en el panorama. Mediterráneo aislado, suculento botín de griegos, romanos, púnicos, bizantinos, árabes, normandos, aragoneses, españoles. Civilización compleja que ha forjado el carácter de los sicilianos, siempre a caballo entre ritos de vida y simbología de muerte. Tierra de batallas que se libran todavía en sus miradas profundas, en sus risas alegres y en sus códigos secretos. 


AQUÍ ESTÁN TUS RECUERDOS… » ~ POEMA DE OLGA OROZCO

Aquí están tus recuerdos:
este leve polvillo de violetas
cayendo inútilmente sobre las olvidadas fechas;
tu nombre,
el persistente nombre que abandonó tu mano entre las piedras;
el árbol familiar, su rumor siempre verde contra el vidrio;
mi infancia, tan cercana,
en el mismo jardín donde la hierba canta todavía
y donde tantas veces tu cabeza reposaba de pronto junto a mí,
entre los matorrales de la sombra.
Todo siempre es igual.
Cuando otra vez llamamos como ahora en el lejano muro:
todo siempre es igual.
Aquí están tus dominios, pálido adolescente:
la húmeda llanura para tus pies furtivos,
la aspereza del cardo, la recordada escarcha del amanecer,
las antiguas leyendas,
la tierra en que nacimos con idéntica niebla sobre el llanto.
-¿Recuerdas la nevada? ¡Hace ya tanto tiempo!
¡Cómo han crecido desde entonces tus cabellos!
Sin embargo, llevas aún sus efímeras flores sobre el pecho
y tu frente se inclina bajo ese mismo cielo
tan deslumbrante y claro.
¿Por qué habrás de volver acompañado, como un dios a su mundo,
por algún paisaje que he querido?
¿Recuerdas todavía la nevada?
¡Qué sola estará hoy, detrás de las inútiles paredes,
tu morada de hierros y de flores!
Abandonada, su juventud que tiene la forma de tu cuerpo,
extrañará ahora tus silencios demasiado obstinados,
tu piel, tan desolada como un país al que sólo visitaran cenicientos pétalos
después de haber mirado pasar,   ¡tanto tiempo!,
la paciencia inacabable de la hormiga entre sus solitarias ruinas.
Espera, espera, corazón mío:
no es el semblante frío de la temida nieve ni el del sueño reciente.
Otra vez, otra vez, corazón mío:
el roce inconfundible de la arena en la verja,
el grito de la abuela,
la misma soledad, la no mentida,
y este largo destino de mirarse las manos hasta envejecer.


Foto/Arte: Katerina Lomonosov

FRIDA KAHLO, DOLOR Y PASIÓN


«Yo tenía siete años cuando la decena trágica y presencié con mis ojos la lucha campesina de Zapata contra los carrancistas». Con estas palabras describe Frida Kahlo (1907-1954) a comienzos de los años cuarenta sus recuerdos de la Revolución Mexicana (1910-1920) en su diario. Tanto se identificaba con este suceso, que continuamente decía haber nacido en 1910. Tras la época colonial y los treinta años de dictadura del general Porfirio Díaz, se aspiraba a realizar cambios fundamentales en el orden social de México. Ostensiblemente, Frida Kahlo había decidido que ella y el nuevo México habían nacido al mismo tiempo. En realidad, ella había venido al mundo tres años antes. Así comienza una vida, llena de tragedia y dolor, acompañada de fuerza y voluntad, de pasión y entrega, de amor y desamor, pero sobre todo, de lucha incansable contra las adversidades que le caen encima. Este libro es un rápido sumario acerca de Frida, en formato «Readers Digest». Recomendado encarecidamente para nuevos fans de Frida o para aquellos que ya lo han sido durante un tiempo y sólo quieren un resumen sin especulaciones de su vida. Contiene información biográfica breve pero concisa, fotos antiguas en blanco y negro, ilustraciones a todo color y comentarios de sus pinturas. Es un gran y básico libro de referencia. Si solamente desea un libro de Frida Kahlo de entre todos los que abundan, elija éste. No obstante después de leer este libro, lo dejará tan intrigado por la vida y arte de Frida, que querrá leer los demás. 




Toto - Africa

La impermanencia - Buda

No nos damos cuenta de la impermanencia
de la existencia, creyendo que seremos 
eternos, olvidamos que formamos parte 
del orden natural de todas las cosas.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Abel Pintos - Cactus


Cactus suaviza mis yemas con su piel 
Tiene cien años, solo florece una vez 

En tu nombre, en tu nombre 

Y tiene un veneno, mas amargo que la hiel 
Con solo invocarte, voy a convertirme en miel 

En tu nombre, en tu nombre 

Cuando te busco 
no hay sitio en donde no estes 

Y los médanos, serán témpanos 
en el vértigo, de la eternidad 
Y los pájaros, serán árboles 
En lo idéntico, de la soledad 

En tu nombre, en tu nombre 

Y cuando te busco 
no hay sitio en donde no estes 

Y los médanos, serán témpanos 
en el vértigo, de la eternidad 
Y los pájaros, serán árboles 
En lo idéntico, de la soledad 

En tu nombre, en tu nombre

AMOR MÍO, MI AMOR, AMOR HALLADO... - Jaime Sabines

Amor mío, mi amor, amor hallado
de pronto en la ostra de la muerte.
Quiero comer contigo, estar, amar contigo,

quiero tocarte, verte.

Me lo digo, lo dicen en mi cuerpo
los hilos de mi sangre acostumbrada,
lo dice este dolor y mis zapatos
y mi boca y mi almohada.

Te quiero, amor, amor absurdamente,
tontamente, perdido, iluminado,
soñando rosas e inventando estrellas
y diciéndote adiós yendo a tu lado.

Te quiero desde el poste de la esquina,
desde la alfombra de ese cuarto a solas,
en las sábanas tibias de tu cuerpo
donde se duerme un agua de amapolas.

 Cabellera del aire desvelado,
río de noche, platanar oscuro,
colmena ciega, amor desenterrado,

voy a seguir tus pasos hacia arriba,
de tus pies a tu muslo y tu costado.-
Jaime Sabines

Manuel Carrasco - Ya No


Ya no, llevaremos la venda
Buscaremos respuestas
Moriremos de amor
Ya no, por más que quiera verte
Ya no puedo tenerte
Ya todo terminó
Ya todo rompe en mí se va y me mata
Qué quieres
Ya no tengo fuerzas para resistir
Ya no tengo palabras para rebatir, ya no
Te alejas y me dueles
Ya no habrá canción ni bailes de pasión
Los ojos que ahora miras, no los veo yo
Ya no seremos para siempre, eeh
Los dos, cada uno por su cuenta
Cada cual su pelea
Un te quiero sin voz
Dolor, si no estuve contigo
Si no supe decirlo
No me guardes rencor
Si todo intento ya es un disparate, qué quieres
Ya no tengo fuerzas para resistir
Ya no tengo palabras para rebatir, ya no
Te alejas y me dueles
Ya no habrá canción ni bailes de pasión
Los ojos que ahora miras no los veo yo
Ya no seremos para siempre, eeh
Acuérdate cuando dijimos
Yo no voy a serlo
Sobre la mesa, el mar, los besos
Y esta lucha de poder
Si quieres yo me presto a ser el pistolero
Que mate los reproches
También el veneno, ya no
Tu descaro en la cama
Con el pasillo en llamas
Derramando la vida
Borrachos de risa y deseo, ya no
Cubrirás mis espaldas
En tus nervios mi calma
Besaré tus heridas
Cuando estés dolida del mundo
Ya no, ya no, ya no
No me mires que sabes que puedo caer
Ya no habrá canción ni bailes de pasión
Los ojos que ahora miras, no los veo yo
Ya no seremos para siempre
Written by Manuel Carrasco • Copyright © Universal Music Publishing Group

Carlos Rivera - Voy a Amarte


Cada día que pasa lloro tu nombre 
cada noche soy oscuridad 
dime como hago para respirar 
dime como hago para hablar 
y que la vida nos dé la oportunidad 

cuando yo regrese por ti renacerán las flores de tu jardín 
llevo tanto tiempo así, solo, extrañándote 
cuando yo regrese por ti renunciaré a todo lo que yo fui 
voy a quedarme junto a ti hasta el fin 
voy a amarte 

puedo abrazar tu alma entera 
quiero aferrarme a nuestra verdad 
dime como hago para respirar 
dime como hago para hablar 
y que la vida nos dé la oportunidad 

cuando yo regrese por ti renacerán las flores de tu jardín 
llevo tanto tiempo así, solo, extrañándote 
cuando yo regrese por ti renunciaré a todo lo que yo fui 
voy a quedarme junto a ti hasta el fin 
voy a amarte, voy a amarte 

cuando yo regrese por ti renunciaré a todo lo que yo fui 
voy a quedarme junto a ti hasta el fin 
voy a amarte.

Foto: katerina lomonosov

George Bernard Shaw

No hay secretos mejor guardados que los secretos que todo el mundo intuye.

George Bernard Shaw

Cuadernos de Magia

Siempre habrá mas gente que sabe
que hacer con tu vida,
que con la propia...
LA MAGA (Cuadernos de Magia) 

martes, 27 de diciembre de 2016

Círculos

 El tiempo no lineal me enseñó que los círculos no siempre son perfectos, puedes volver cerrarlos y volverlos a encontrar abiertos, no es cometido de la forma, sino de la conciencia abrir, y cerrar círculos y expandirlos.
Si dejas salir tus miedos tendras mas espacio para vivir tus sueños.

lunes, 26 de diciembre de 2016

domingo, 25 de diciembre de 2016

sábado, 24 de diciembre de 2016

Jaime Sabines

Jaime Sabines

                                                          (México, 1926-1999)

                                                  "Déjame reposar,
                                                   aflojar los músculos del corazón
                                                   y poner a dormitar el alma
                                                   para poder hablar"

Feliz Nochebuena!


viernes, 23 de diciembre de 2016

Pensar en ti esta noche - Pedro Salinas

Pensar en tì esta noche,
no era pensarte con mi pensamiento,
yo solo, desde mì. Te iba pensando
conmigo, extensamente, el ancho mundo.
El gra sueño del campo, las estrellas,
callado el mar, las hierbas invisibles,
sòlo presentes en perfumes secos, todo,
de Aldebaràn al grillo te pensaba.
!Què sosegadamente
se hacìa la concordìa
entre las piedras, los luceros,
el agua muda, la arboleda trèmula
todo lo inanimado, y el alma mìa.
dedicàndolo a tì! Todo acudia.
dòcil a mi llamada, a tu servicio,
ascendido a intenciòn y a fuerza amante.
Concurrìan las luces y las sombras,
a la luz de quererte; concurrian.
El gran silencio, por la tierra, plano,
suaves voces de nubes, por el cielo;
al càntico hacia ti que en mi cantaba.
Una conformidad de mundo y ser,
de afàn y tiempo, inverosìmil, tregua,
se entraba en mì, como la dicha entera
cuando llega sin prisa, beso a beso.
Y casi dejè de amarte por amarte màs
en màs que en mì, inmensamente confiado;
Ese empleo de amar a la gran noche.
Errante por el tiempo y ya cargada
de misiòn, misionera de un amor vuelto
estrellas, calma mundo, salvado ya
del miedo al cadàver que queda si se olvida.
Pedro Salinas

Cuando sea mi vida - Antonio Machado

Cuando sea mi vida,
toda clara y ligera como un buen río
que corre alegremente a la mar,
a la mar ignota que espera,
llena de sol y de canción.
Y cuando brote en mi corazón la
primavera, serás tú, vida mía,
la inspiración de mi nuevo poema.
Una canción de paz y amor, al ritmo
de la sangre que corre por las venas.
Una canción de amor y paz,
tan solo de dulces cosas y palabras.
Mientras, mientras, guarda la llave de oro
de mis versos entre tus joyas.
Guárdala y espera.

Antonio Machado

jueves, 22 de diciembre de 2016

Espero - Mario Benedetti


Te espero cuando la noche se haga dìa,
suspiros de esperanzas ya perdidas.
No creo que vengas, lo sè, sè que no vendràs.
Sè que la distancia te hiere,
sè que las noches son màs frìas,
sè que ya no estàs, creo saber todo de tì.
Sè que el dìa de pronto se te harà noche:
Sè que sueñas con mi amor, pero no lo dices,
sè que soy un idiota al esperarte,
pues sè que no vendràs.

Te espero cuando miremos al cielo de noche:
Tù allà, yo aquì, añorando aquellos dìas en
los que un beso marcò la despedida, quizàs
por el resto de nuestras vidas. Es triste hablar asì.
Cuando el dìa se me hace de noche, y la luna
oculta ese sol tan radiante, me siento sòlo, lo sè;
Nunca supe de nada tanto en mi vida,
solo sè que me encuentro muy sòlo,
y que no estoy allì.

Mis disculpas por sentir asì,
nunca mi intenciòn ha sido ofenderte.
Nunca soñe con quererte, ni con sentirme asì.
Mi aire se acaba como agua en el desierto,
mi vida se acorta pues no te llevo dentro.
Mi esperanza de vivir eres tù, y no estoy allì.

Por què no estoy allì?, te preguntaràs...
Por què no he tomado ese bus que me llevarìa a tì?
Por què el mundo que llevo aquì no me permite estar allì;
Por què todas las noches me torturo pensando en tì.
Por què no sòlo me olvido de tì?
Por què no vivo sòlo asì?
Por què no sòlo...?



Mario Benedetti