jueves, 27 de enero de 2011

EL KYBALION


Los principios de la verdad son siete; el que comprende esto perfectamente, posee la clave mágica ante la cual todas las puertas del templo se abrirán de par".

EL KYBALION.



EL KYBALION piedra angular de la gran obra hermética, escrita por el maestro de maestros Hermes Trismegísto; fundador de la astrología y la alquimia.
Los siete principios sobre los que se basa la filosofía Hermética son los siguientes:

1. El Principio del Mentalismo
2. El Principio de Correspondencia
3. El Principio de Vibración
4. El Principio de Polaridad
5. El Principio de Ritmo
6. El Principio de Causa y Efecto
7. El Principio de Generación


La filosofía Hermética es la única clave que puede abrir las puertas a todas las enseñanzas ocultas.
Siete son los principios, siete son las puertas que nos conducen por el sendero del conocimiento. Sólo mediante el trabajo místico alimentado con la llama del conocimiento es que podremos acercarnos un poco más cada día a nuestro creador.

Los siete Principios herméticos

I. El TODO es Mente. El Universo es Mental".

EL KYBALION.

El TODO es la realidad substancial que se oculta detrás de todas las manifestaciones y apariencias que conocemos como universo material; todo cuanto es sensible a nuestro sentidos materiales, es espiritu, quien en sí mísmo es incognocible e indefinible, pero que puede ser considerado como una mente infinita, universal y viviente.
Todo el mundo fenomenal o universo, es una creación mental del TODO en cuya mente y por su mente vivimos


II. El Principio de Correspondencia:

Como es arriba es abajo; como abajo es arriba.

III. El Principio de Vibaración:

Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra.

IV. El Principio de Polaridad:

Todo es doble; todo tiene dos polos; todo su par de opuestos; los semejantes y los antagónicos son lo mísmo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son semiverdades; todas las paradojas pueden reconciliarse.

V. El Principio del Ritmo:

Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso; todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha, es la mísma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación.

VI. El principio de Causa y Efecto:

Toda causa tiene su efecto; todo sucede de acuerdo con la ley; la suerte no es más que el nombre que se le dá a una ley no conocida; hay muchos planos de casualidad; pero nada escapa a la ley.

VII. El Principio de Generación:

La geneación existe en todo el Universo; todo tiene sus principios masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos.


El KYBALION.

Verdades Eternas

"Más allá del Kosmos, del Tiempo, del espacio, de todo cuánto se mueve y cambia, se encuentra la Realidad Substancial la Verdad Fundamental: EL TODO.


EL KYBALION.

1. La mente, así como todos los metales y demás elementos, pueden ser trasmutados, de estado en estado, de grado en grado, de condición en condición, de polo a polo, de vibración en vibración. La verdadera transmutación hermética es una práctica, un método, un arte mental.

2. En su esencia el TODO es incognoscible., más el dictamen de la razón debe ser recibido hospitalariamente y tratado con respeto.

3. El Universo es una creación mental sostenida en la mente del TODO.
La mente infinita del TODO es la matriz del Kosmos.

4. El verdadero sabio conociendo la naturaleza del Universo, emplea la Ley contra las leyes: las superiores contra las inferiores, y por medio de la Alquimia transmutando lo que no es deseable, en lo valioso y de esta manera triunfa. El adeptado consiste, no en sueños anormales, visiones o imágenes fantasmagóricas, sino en el sabio empleo de las fuerzas superiores contra las inferiores, escapándo así de los dolores de los planos inferiores vibrando en los más elevados. La transmutación y no la negación presuntuosa, es el arma del Maestro.

5. Si bién es cierto que todo está en el TODO, no lo es menos que el TODO está en todas las cosas. El que comprende esto debidamente ha adquirido gran conocimiento.

6. Lo que está en la mente infinita del TODO es real, sólo en grado menos que la realidad mísma que constituye la naturaleza del TODO.

7. Las leyes del Universo no dejan de ser leyes de hierro porque sean de naturaleza mental. Todos, escepto el TODO, están sujetos a ellas.


Fuente: http://kybalion.galeon.com/aficiones1542310.html

Vicky Gastelo - Será

Será mi corazón,
será este viejo hotel,
que no llamó
ni para intentarlo otra vez.

Seré yo,
será él,
nos aplastó el miedo a perder.

Será que se ha juntado todo
que lo quiero a mi modo,
que empiezo a deber, no lo sé
será, que el invierno es muy largo
que no hago pie en el barro,
que estoy sola otra vez...

Será el alcohol,
que no duermo bien,
de noche los fantasmas me vienen a ver.
Será que yo,
todo me lo jugue,
no sé de donde tirar,
no sé en lo que creer.

Será,
que siempre apunto alto
que ser fiel es tan saldo
que me sobreestime, no lo sé...

Será,
serán los treinta y tantos,
que me arden los labios,
por besarte otra vez...

Otra vez...

Otra vez...

Otra vez...


Será...

Será...

Será...

Será...
Que se ha juntado todo,
que lo quiero a mi modo,
que empiezo a deber, no lo sé,
no lo sé...

No lo se...

GASTELO "SERÁ" from Zoe Berriatúa on Vimeo.

miércoles, 26 de enero de 2011

Dali

Dali

Mesa de los pecados capitales - El Bosco




La Mesa de los pecados capitales, es una de las obras del pintor holandés Hieronymus Bosch, El Bosco. Es un óleo sobre tabla, pensado para usarse como encimera o tablero de mesa. Como todas las obras de El Bosco, al no estar fechado por su autor es datado en fechas diversas. Tradicionalmente se considera pintado el año 1485; otras fuentes lo sitúan entre 1475 y 1480. Mide 120 cm de alto y 150 cm de ancho. Se exhibe actualmente en el Museo del Prado de Madrid.

Esta tabla fue adquirida por el monarca Felipe II de España, quien la guardó en el monasterio de El Escorial. Se llevó al Museo del Prado durante la guerra civil española.

Análisis de la obra

Los siete pecados capitales se representan con originalidad, con un realismo impecable.

En el centro del cuadro se ve una imagen tradicional de Cristo como varón de dolores, saliendo de su tumba. Se dice que representa el ojo de Dios, y la imagen de Cristo es su pupila. Bajo esta imagen hay una inscripción en latín: CAVE CAVE DEUS VIDET ("Cuidado, cuidado, el Señor lo ve"). Es una referencia clara a la idea de que Dios lo ve todo.


Alrededor, hay un círculo más grande dividido en siete partes, mostrando cada una de ellas uno de los siete pecados capitales, que pueden ser identificados por sus inscripciones en latín: Ira, Soberbia, Lujuria, Pereza, Gula, Avaricia y Envidia. Se colocan en forma circular, lo cual es bastante raro en la pintura medieval; ello se explica porque la obra no se pensó para colgarla en la pared sino como un tablero de mesa, por lo cual para ver sus representaciones hay que andar en torno a él. Solían pintarse escenas con una configuración similar en las obras de miniaturas o de orfebrería. El pintor ha representado los distintos pecados capitales en escenas de la vida cotidiana del Flandes de su época, tanto con paisajes de interior como de exterior, urbanos y rústicos, detallando paisajes, objetos, vestimentas, etc.



Lujuria
En el campo está plantada una tienda de color rojo intenso, en la que dos parejas de enamorados celebran una comida campestre. A un lado, dos juglares o bufones. En primer plano, instrumentos musicales.

Alegoría de la Lujuria


Gula
Es una escena de interior con cuatro personajes. A la mesa del banquete hay un hombre gordinflón comiendo. A la derecha, de pie, otro que bebe ansiosamente, directamente de la jarra, lo que provoca que el líquido se caiga de las comisuras de los labios. A la izquierda, una mujer presenta una nueva vianda en una bandeja. Aparece un niño obeso, simbolizando el mal ejemplo que se da a la infancia, que reclama la atención de su obeso padre. En primer plano, una salchicha se asa al fuego.

Alegoría de la Gula


Avaricia
Se representa un juicio en el que el juez, lejos de impartir justicia, acepta un soborno de una de las partes o incluso de las dos partes en litigio.




Alegoría de la Avaricia

Pereza
O Acidia Un eclesiástico duerme ante la chimenea en un acogedor interior, mientras que una mujer (la Fe), elegantemente ataviada, trata de despertarlo para que cumpla con sus deberes de oración.
El BoscoMesa de los pecados capitales - La pereza


Ira
Se representa con dos campesinos borrachos riñendo a la puerta de una posada, con jarras de bebida y uno de ellos es detenido por una mujer, mientras el otro tiene un banco en la cabeza. El fondo es un paisaje típicamente campestre.
El BoscoMesa de los pecados capitales - La ira





Envidia
Aparecen una pareja de enamorados (un burgués intenta seducir a la mujer de otro), dos señores (un mercader que mira a un joven noble que lleva un halcón en el puño) y en la calle, dos perros con un hueso.

Alegoría de la Envidia



Soberbia
o Vanidad, es una mujer en un interior con pequeños objetos de uso cotidiano. Se mira en un espejo que hay en un armario, sostenido por un demonio; a un lado, se ve otra estancia con figuras.

Alegoría de la Soberbia




En cada una de sus esquinas, hay cuatro pequeños círculos que representan las postrimerías, esto es, "La muerte", "El juicio", "El infierno", y la "gloria". Estas postrimerías están representadas según la iconografía tradicional en la pintura medieval. De todas ellas, la más llamativa es la del infierno, en el ángulo inferior izquierdo: en tenebrosos tonos rojos vuelve al tema de los siete pecados capitales, representando siete diferentes formas en que los demonios torturan a los condenados por incurrir en cada uno de los pecados capitales. Aquí se ve un tono típicamente bosquiano, siendo una representación, en menor tamaño, de los otros infiernos que pueden verse, entre otros, en los postigos derechos del Juicio Final de Viena, el Carro del Heno y el Jardín de las Delicias.

La muerte viene representada a través de una imagen prototípica del Ars moriendi: por el lecho de un moribundo con la cabeza vendada, al que rodean un médico, tres religiosos, una monja, un ángel y la muerte; en otra estancia se ve a los familiares. 
El BoscoMesa de los pecados capitales - La muerte

El juicio se representa al modo de medieval, con Dios entre ángeles y los muertos saliendo de sus tumbas. La Gloria tiene forma de un palacio en el que está Dios con ángeles. Se representa también al arcángel san Miguel y a san Pedro.
El BoscoMesa de los pecados capitales - El juicio final


La fila de nudistas que vemos en esta tercera escena son las almas de los muertos que han conseguido entrar en el cielo. (En el arte, las almas se representan siempre como figurillas desnudas). Mientras San Pedro va dando la bienvenida a los recién llegados, el arcángel Miguel ataca con su cruz a un demonio que intenta llevarse a la rubia de pelo largo.
El BoscoMesa de los pecados capitales - El cielo


 Tal vez, la mejor de estas cuatro escenas es la del infierno. Para pintar personajes sagrados, los artistas tenían que ajustarse a unas normas bastante estrictas, pero no les imponían límites a la hora de pintar el infierno (cuanto más truculento, mejor funcionaba). Generalmente, son representaciones mucho más frescas y libres, en las que un artista como El Bosco podía dejar vía libre a su imaginación. En este caso, ha ideado una condena diferente para cada uno de los siete pecados capitales, a cada cual más macabra.

Estas torturas, combinadas con el ojo que todo lo ve, disuadían a cualquier creyente de salirse del camino marcado. El rey Felipe II, que era bastante meapilas, había comprado esta mesa para El Escorial y la tenía en sus aposentos, junto con un montón de crucifijos y cuadros devocionales, que le recordaban en todo momento que el Gran Hermano nunca dormía (y la Inquisición, tampoco). 

El BoscoMesa de los pecados capitales - El infierno



Arriba y abajo hay dos inscripciones en latín, que provienen del Deuteronomio, capítulo 32:

* "20 Entonces dijo: Les ocultaré mi rostro, / para ver en qué terminan" (parte inferior)
* "28 Porque esa gente ha perdido el juicio / y carece de inteligencia. 29 Si fueran sensatos entenderían estas cosas, / comprenderían la suerte que les espera. " (parte superior)el bosco


Es una obra típicamente gótica, que se atribuyó a los inicios de la carrera de Hieronymus Bosch, aunque actualmente se señala como propia del periodo 1500-1525.

Otoño - Octavio Paz


En llamas, en otoños incendiados,
arde a veces mi corazón,
puro y solo. El viento lo despierta,
toca su centro y lo suspende
en luz que sonríe para nadie:
¡cuánta belleza suelta!

Busco unas manos,
una presencia, un cuerpo,
lo que rompe los muros
y hace nacer las formas embriagadas,
un roce, un son, un giro, un ala apenas;
busco dentro mí,
huesos, violines intocados,
vértebras delicadas y sombrías,
labios que sueñan labios,
manos que sueñan pájaros...

Y algo que no se sabe y dice «nunca»
cae del cielo,
de ti, mi Dios y mi adversario.


Octavio Paz

El placer de servir - Gabriela Mistral


Toda naturaleza es un anhelo de servicio.
Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco.
Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú;
Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú;
Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, acéptalo tú.
Sé el que aparta la piedra del camino, el odio entre los
corazones y las dificultades del problema.

Hay una alegría del ser sano y la de ser justo, pero hay,
sobre todo, la hermosa, la inmensa alegría de servir.
Que triste sería el mundo si todo estuviera hecho,
si no hubiera un rosal que plantar, una empresa que emprender.

Que no te llamen solamente los trabajos fáciles
¡Es tan bello hacer lo que otros esquivan!
Pero no caigas en el error de que sólo se hace mérito
con los grandes trabajos; hay pequeños servicios
que son buenos servicios: ordenar una mesa, ordenar
unos libros, peinar una niña.

Aquel que critica, éste es el que destruye, tu sé el que sirve.
El servir no es faena de seres inferiores.
Dios que da el fruto y la luz, sirve.
Pudiera llamarse así: "El que Sirve".

Y tiene sus ojos fijos en nuestras manos y nos
pregunta cada día: ¿Serviste hoy? ¿A quién?
¿Al árbol, a tu amigo, a tu madre?

sábado, 22 de enero de 2011

Bhaktivedanta Swami Prabhupada


El verdadero Yo está más allá del cuerpo grosero y de la mente sutil.
Él es el principio activo que potencia al cuerpo y a la mente.
Sin conocer la necesidad del alma adormecida nadie puede ser feliz, a pesar del disfrute físico y mental.
Las necesidades del alma espiritual son las que deben que ser satisfechas.
Quién sólo limpia la jaula del pájaro no satisface al pájaro..."

Su Divina Gracia
A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada
(Fundador del movimento Hare Krishna)

Desiderata


Anda plácidamente entre el ruido y la prisa,
y recuerda qué paz puede haber en el silencio.

En cuanto es posible, y sin rendirte, mantén buenas
relaciones con todas las personas.

Dí tu verdad tranquila y claramente;
y escucha a los demás, incluso al aburrido
o al ignorante; ellos también tienen su historia.

Evita las personas ruidosas y agresivas,
ellas son molestas al espíritu.

Si te comparas con otros,
puedes volverte vanidoso y amargado;
porque siempre habrá personas más grandes
y más pequeñas que tú.

Disfruta de tus logros, así como de tus planes.
Mantén el interés en tu propia carrera,
aunque sea humilde;
ella es un verdadero tesoro
en los cambiantes azares del tiempo.

Ten precaución en tus negocios;
porque el mundo está lleno de trampas.
Pero no por eso te ciegues a la virtud que pueda
existir; hay mucha gente que lucha por altos ideales;
y en todas partes la vida está llena de heroísmo.

Sé tú mismo.
Especialmente no finjas afectos.
Tampoco seas cínico respecto del amor;
Porque frente a toda aridez y desencanto
el amor es perenne como la hierba.

Recoge mansamente el consejo de los años,
renunciando graciosamente
a las cosas de la juventud.

Nutre tu fuerza espiritual
para que te proteja ante la desgracia repentina.
Pero no te angusties con fantasías, no te
preocupes...
Muchos temores nacen con la fatiga y la soledad.

Junto con una sana disciplina,
sé amable contigo mismo.

Tú eres una criatura del Universo,
no menos que los árboles y las estrellas;
tú tienes derecho a estar aquí.

Y te resulte evidente o no,
sin duda el Universo marcha como debe.

Por lo tanto, manténte en paz con Dios,
de cualquier modo que lo concibas
y cualesquiera sean tus trabajos y aspiraciones.

Mantén en la ruidosa confusión, paz con tu alma.
Con todos sus engaños, trabajos y sueños rotos,
este sigue siendo un mundo hermoso.
Ten cuidado.
¡Esfuérzate en ser feliz!

Crucis - Los Delirios del Mariscal "HIGH QUALITY"

miércoles, 19 de enero de 2011

Marguerite Duras

1914-1996. Marguerite Donnadieu, novelista, guionista y directora de cine francesa.




Muy pronto en la vida es demasiado tarde.

Cuando se tiene cierta moral de combate, de poder, hace falta muy poco para dejarse llevar, para pasar a la embriaguez, al exceso.

Yo no tengo idea, sólo tengo palabras y silencios.

When the stars go blue - Teh corrs y Bono


Bailando donde las estrellas se azulan
Bailando donde el ocaso cae
Bailando con tus zapatos de madera
Y un vestido de novia

Bailando en la séptima calle
Bailando en el sótano
Bailando pequeña marioneta
¿Eres feliz ahora?

¿Dónde vas cuando estás sola?
¿Dónde vas cuando estás azul?
¿Dónde vas cuando estás sola?
Te seguiré
Cuando las estrellas se azulen

Riendo con tu linda boca
Riendo con tus ojos tristes
Riendo con tu lengua de amante
En una canción de cuna

¿Dónde vas cuando estás sola?
¿Dónde vas cuando estás azul?
¿Dónde vas cuando estás sola?
Te seguiré
Cuando las estrellas se azulen



Letra Subida por: panzas (Colaborador Oficial Songstraducidas.Com)

Dancin' where the stars go blue
Dancin' where the evening fell
Dancin' in your wooden shoes
In a wedding gown

Dancin' out on 7th street
Dancin' through the underground
Dancin' little marionette
Are you happy now?

Where do you go when you're lonely?
Where do you go when you're blue?
Where do you go when you're lonely?
I'll follow you
When the stars go blue

Laughing with your pretty mouth
Laughing with your broken eyes
Laughing with your lover's tongue
In a lullaby

Where do you go when you're lonely?
Where do you go when you're blue?
Where do you go when you're lonely?
I'll follow you
When the stars go blue


autor: The Corrs