domingo, 26 de diciembre de 2010

Google celebra la Navidad con un "collage Doodle"

Google nos ha mandado su particular felicitación navideña con un 'collage doodle', en el que nos invitan a pasear por distintas tradiciones, platos y lugares emblemáticos de todo el mundo: La Catedral de San Basilio, la Acrópolis, los troncos de Navidad, el Monte Fuji, la Gran muralla China, el Pierogi, las danzas hindúes, el desierto del Sáhara, el Oud, el pimiento de Chile, el puerto de Sidney, la Góndola de Venecia, el Nepal, los viñedos chilenos, el kanga africano, los tejados de Papa Noël y las lámparas de henna.

Cada imagen, que se despliega al pasar el ratón por encima, nos invita a hacer una búsqueda por Google y, de paso, aprender un poco más de todas ellas. ¿Las vemos?

La Catedral de San Basilio está en la Plaza Roja de Moscú, en Rusia. Es conocida mundialmente por sus cúpulas en forma de bulbo y, aunque 'San Basilio' es el nombre por el que gana su fama, en realidad se llama 'La Catedral de la Intercesión de la Virgen en el Montícul'. Es la primera parada de Google.

Acrópolis viene del griego y significa "el extremo de la ciudad". Hace referencia a la parte más alta de las antiguas ciudades griegas. La más conocida en todo el mundo, sin duda alguna, es la Acrópolis de Atenas, que cuenta con el Partenón en honor a la diosa Atenea.

El Tronco de Navidad es un postre típico europeo ('La Bûche de Noël) que, además de un aspecto muy apeticible, juega con infinidad de rellenos. El más clásico es una suave crema de nueces, pero también puede llevar crema pastelera de vainilla o nata montada. La gracia del Tronco de Navidad, además de su exquisito sabor, es que se decora hasta el exceso, con infinidad de colores. ¿El postre de Google?

El Monte Fuji es el pico más alto de todo Japón. Es todo un emblema de la cultura nipona y una de las fotografías más envidiables de todo el globo. Desde el oeste de Tokio, una de las ciudades más modernas del mundo, se puede observar en un día despejado. Toda una fotografía. En la antigüedad, las mujeres tenían prohibido subir hasta su cima y hoy es uno de los destinos más atractivos para practicar alpinismo. La salida del sol, desde la cima, es espectacular.

La Gran Muralla China es una tremenda fortificación que se construyó durante más de veinte siglos (se terminó en el S. XVI) y la mayor herencia al mundo de su cultura. Con más de 8.000 kilómetros de longitud en su origen, hoy sólo se conserva un 30 por ciento de ella. Se dice que en su época de esplendor, con la dinastía Ming, fue custodiada por más de un millón de guerreros. ¿Podría proteger el infinito imperio de Google?

El Pierogi es un delicioso plato polaco y ruso, consistente en pasta rellena de diferentes tipos y variedades de vegetal. La palabra, curiosamente, proviene del eslavo arcaico 'pi', que significa 'festividad'.

Las Danzas Hindúes son un tratado artístico escrito en el 400 a.C. y que se ha cultivado en la India desde entonces. Con distintas posiciones se representan sentimientos y actitudes para enfrentar la vida. Hay sesenta y siete posiciones de manos y treinta y seis movimientos de ojos.

El Desierto del Sáhara es el más grande del mundo, con más de nueve millones de kilómetros cuadrados de superficie. Está en el norte de África y se extiende por Argelia, Túnez, Marruecos (con las partes españolas), Sáhara Occidental, Mauritania, Malí, Níger, Libia, Chad, Egipto y Sudán, aunque se sabe que el Sahara se expande y contrae a ciclos regulares. El Sáhara ha sido 'protagonista' de numerosas historias, leyendas, novelas y películas.

El Oud o laúd árabe es un tipo de laúd que dio origen a los laúdes europeos. Tiene forma de pera, con una caja de resonancia más grande y un mástil más corto sin trastes. Produce un sonido muy característico de Oriente Medio, del Magreb y de África Oriental.

Decir que el Pimiento de Chile es un manjar dependerá de su capacidad para soportar el picante. Se conoce de muchas maneras (ají, chilli, pimiento, guindilla, morrón, peperonchino) y se utiliza en infinidad de platos, como colorante de alimentos y en cosmética.

El Puerto de Sidney es una estampa clásica gracias a su puentem que conecta el centro financiero con la costa norte de la ciudad. Tardó más de ocho años en construirse y se abrió a la ciudadanía el 19 de marzo de 1932. El puente soporta 8 carriles para automóviles, 2 líneas de ferrocarril y una ciclovía.

Las góndolas de Venecia son un símbolo del romanticismo italiano. La clásica embarcación veneciana se usa hoy, fundamentalmente, para turistas, bodas, funerales y otras ceremonias. Los vaporetto modernos ha suplantado la necesidad de las góndolas, pero no han conseguido hacer que desaparezcan por su marcado interés literario.

El Nepal, en el Himalaya, es un país de naturaleza montañosa en cuyo territorio se encuentran algunas de las cumbres más altas de la Tierra, destacando el Monte Everes, así como otros siete de los llamados ochomiles.

Los viñedos chilenos, de tradición centenaria, han conseguido escalar posiciones en el mercado internacional hasta conseguir encontrarse entre los mejores vinos del mundo. Los mejores viñedos de Chile se concentran en seis valles en el centro del país: Valle de Casablanca, Valle del Maipo, Valle del Maule, Valle de Curicó, Valle del Rapel y Valle de Colchagua. Principalmente cultivan variedades de uva francesas, refinando los ensambles y las técnicas de maduración con buenos resultados.

El Kanga africano es una pieza de ropa de algodón de un metro y medio por un metro de largo, que se utiliza para cubrir todo el torso. Suelen ser muy coloridos.

Google no olvida los tejados por los que Papa Noël visita los hogares de todos los niños del planeta, la noche del 24 al 25 de diciembre. Todo un símbolo de la Navidad más moderna y una de las postales más clásicas en estas fechas.

La Lámpara de Henna cierra el 'collage doodle'. Se trata de unos faroles exóticos marroquíes, hechos con piel de cabra flexible y decorados con exquisitos diseños, pintados a mano y basados en diseños tradicionales.

Doodle

Esta nueva iniciativa de dar 'vida' a Google viene precedida de los conocidos como 'doodles', dibujos que decoran las letras del buscador de una manera original y que remarcan algún evento relevante, como el cumpleaños de la creadora de Pippi Calzaslargas, el nacimiento de Robert Louis Stevenson o el reciente cumpleaños del genial músico Manuel de Falla.

Es el caso de la clausura del Mundial de Sudáfrica, con unas acertadas tonalidades muy de 'La Roja'. La celebración del cumpleaños de Frida Khalo, el creador del holograma y, por supuesto, jugar al Pacman en su 30 aniversario, fueron los anteriores.

A todo esto hay que añadir que Google y Arcade Fire crean 'The Wilderness Downtown', una experiencia que seguro que les sorprenderán.

martes, 30 de noviembre de 2010

Coti - Bailemos

Cinco noches desvelado
y un vino francés avinagrado,
cinco cartas con tu nombre
y estoy partido en mil pecados.

Algo me dijo aquel día
que eras solo un soplo de alegría,
pero la mañana es corta
y la mía terminó.

Bailemos...
porque no hacen falta palabras de mas.
Bailemos...
lejos de la gente quisiera volar.
Prefiero...
que dure un segundo mi noche a tu lado
y jugar con tu fuego.
Bailemos...
porque no hacen falta palabras de mas.
Bailemos...
lejos de la gente quisiera volar.
Prefiero...
que dure un segundo mi noche a tu lado
a tener que vivir en un mundo prestado
sin tardes, sin luna y tan lejos de ti.

Cinco fotos blanco y negro,
y el triángulo de tus bermudas.
Cinco marcas en la cara
con un solo beso.Despiadada.

Cuando me fui ya era tarde
y sólo se arrepienten los cobardes.
Te ruego mi reina si es para besarme
no vuelvas mi amor a invitarme.

Bailemos…

Bailemos, bailemos, bailemos
esta noche que podemos.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Soberanía en las alas



Con motivo del Día que recuerda el combate de la Vuelta de Obligado recuperamos un aporte distinto sobre un concepto amplio de soberanía, destinado a lectores adolescentes
La soberanía está latiendo, palpable a nuestros ojos, en el vuelo de una mariposa.
Esto que te digo no es un cuento. La soberanía así, con mayúsculas si vos querés, está en una mariposa, no hay vueltas.
O, mejor, sí hay vueltas, porque esta mariposa que te digo es bastante vueltera. Me río de verla como la vi hace poco multiplicada en miles, en un bajo del palmar.
Yo no lo sabía. Ataba la soberanía a las cadenas tendidas en el Paraná para estorbarle el paso a la flota de invasores ingleses y franceses que buscaban, típico de imperialistas de ayer y hoy, usurpar nuestras aguas, nuestros países; y anudaba la soberanía a las Islas Malvinas que siguen ocupadas por los conquistadores y no será para siempre, obvio.
No sé si te has detenido en el mar propio que se están haciendo estos sinvergüenzas en nuestro sur latinoamericano. Europeos y estadounidense se encuentran, claro, por la tonada, en esto de la colonia por los siglos de los siglos.
A veces pienso que con la excusa de defender nuestra soberanía, las autoridades nos esconden el mapa que los poderosos del orbe están imponiendo, un mapa que lastima por prepotente, y eso del mapa nuestro, como el diario de Yrigoyen, funciona de opio.
Es obvio también que en la Vuelta de Obligado la soberanía está, y está en Malvinas, y en nuestros hermanos ametrallados en batalla desigual por los gendarmes del planeta, muertos sólo por defender riquezas que son de la América Criolla como le llamaba a nuestra América Marcelino Román (no sé si lo tenés: “más que el oro y el acero es el barro popular”). Este año cumple un siglo Marcelino *, dicho sea, y desde su concepto americanista me parece ver en las Malvinas ese punto de encuentro latinoamericano multicultural, el más bello y contagioso y desafiante.

Primero, un plato para todos
Si verdaderamente hablamos de soberanía, la primera y más abarcadora y honda que se nos presenta es la soberanía alimentaria, un concepto motivador y revolucionario.
Sobre la soberanía alimentaria bien podría pivotear toda esta charla, y más estrictamente sobre los apuntes de Vía Campesina. Hay que releerlos: derecho de acceso a los alimentos, no a cualquier alimento, no elaborado por cualquiera, no en cualquier estructura económica…
El asunto es pues la soberanía y permitime que vuelva a esa alternativa que te comenté: si esa soberanía nos reclama, si nos interpelan las cadenas que tendimos en la Vuelta de Obligado hace siglo y medio y me quedo corto, ¿por qué no empezar por nuestra compañerita de al lado, la más linda y ninguneada, la más simpática y perseguida, la mariposa esa que te decía, que alguien bautizó “bandera argentina”?
Ella tiene la soberanía en sus alas que son el alma, con eslabones que tintinean al aire (imagino, bah), y por eso el científico le dio un nombre que a primer oído te va a sonar raro: morpho catenarius.
¡Pero claro! ¿No están acaso las cadenas trenzadas en nuestra resistencia, las cadenas rotas en nuestro espíritu? Si hasta el Himno nos invita a escuchar el ruido de rotas…
La bandera argentina, la mariposita blanquiplateada, digo, se pintó los eslabones para siempre, ¡mirá todo lo que nos dice en un dibujo!
Las banderas (hay que verlas), hacen colonia en algunos montecitos, desovan sólo en los coronillos y un par de especies más. Allí se ven los racimos rojinegros de larvas que por esos misterios de la naturaleza echarán alas. Víctimas como tantos del ataque a la biodiversidad por esa mezcla inhumana de consumismo y uniformidad… fijate si no tengo razón: por cada coronillo talado arriamos mil banderas argentinas.
Con cada compañerita que dejamos pasar, así se nos va en hilachitas la soberanía. A esa soberanía cercana, me refiero, la que depende más de nosotros, de nuestros amores, y que no nos pide misiles ni depósitos bancarios sino eso: amor.
Millones paseaban este verano por El Palmar, ¡y yo que creía que la panambí morotí (mariposa blanca, en nuestro idioma guaraní), se iba extinguiendo! ¡Qué alentador, la verdad!
Dejo pues la mariposa, sabiendo que me dejo un poco, porque ya alguien se soñó mariposa, o porque ya una mariposa se soñó alguien… Nunca relacioné, fijate vos, el cuento de Chuang Tse con las flores vivas, que eran las mariposas en la cosmovisión de nuestros pueblos originarios americanos.

Mis sobras a tu arroyo
Verás que hablo de la soberanía de tenerse a uno mismo en el mundo, de no depender de la mirada del otro, del chisme; de no embarullarse con ruidos. Esa soberanía impalpable que no da fama ni éxito ni chapa alguna (encantos de hoy) sino alimentos sanos y quietud y silencio. ¿Cuánta soberanía podríamos abonarnos sin derramar una gota de sangre? Pensemos, por caso, en el arte, en el conocimiento, en el reparto de la tierra de una buena vez, ¡en el trabajo digno! Pensemos en el misterio que nos legaron los alfareros de las orillas, moldeados en este suelo.
Los argentinos hemos perdido soberanía por todos los flancos. En el barrio diríamos que hacemos agua. (Admitamos de paso que también en materia de soberanía sobre el agua, hacemos agua).
Se nota bien en Paraná, por caso, donde los más infelices, los marginales digamos, duermen y despiertan sobre las cochinadas que les vuelca el mundo consumista (no ellos, que consumen nada) en los arroyitos, y donde las calles están asaltadas por la prepotencia del automovilista.
Hacemos agua. Si de tenernos se trata, no nos tenemos.
No hay otro plan que no sea el que dicta el mercado, el consumo, y la soberanía ausente. Se nota en el país donde las grandes decisiones, el pago de miles de millones de dólares en deuda fraudulenta por caso, son tomadas no por la democracia sino por la oligarquía, o la plutocracia.
Decir soberanía hoy es exigir la erradicación de la desnutrición, es combatir con todas las armas la muerte en las rutas que el poder subestima y esconde; es no claudicar frente al flagelo de la adicción a las drogas que mina a nuestra juventud, es sacar del hacinamiento a los marginales amontonados en los barrios precarios. La soberanía está pues en las antípodas, como se puede apreciar, de las políticas gubernamentales marcadas por la connivencia de poderosos empresarios y políticos.
Y está en valorar las estructuras económicas de tipo solidario que están en nuestra génesis social y en las antípodas del monopolio, de la economía concentrada, y en garantizar la sustentabilidad, palabra amable y “futurista” si las hay.
Pero veamos también la soberanía en una milonga, en un candombe, y con el mismo entusiasmo en ambas orillas del río Uruguay porque la soberanía de los argentinos y de los orientales es la misma soberanía, nada importante nos separa. La soberanía se comparte entre hermanos, y tiene como norte el desarrollo social con oportunidad para todos. Orgullosos como estamos del Aconcagua, con gusto debiéramos decir que lo compartimos con los chilenos, y que compartimos el Chaco con el Paraguay, y la pampa toda con América Latina, y que entre el jujeño y el chapaco no hay un matiz siquiera de diferencia que valga un límite, ¿cuánta felicidad posible nos mezquinamos, mezquinando soberanía?

Cuatro zapallos
Nosotros estamos usando la tierra que antes habitaron los alfareros orilleros que nos legaron unas obras de arte plenas de identidad, con sus loros modelados en arcillas, con sus líneas incisas en una cerámica elaborada con restos de otra, que a su vez fue modelada con restos de otra, como quien transmitiera a la materia el espíritu de una civilización que construye su porvenir y no desecha sus raíces.
Esos pueblos que se desarrollaron en las costas del Paraná y en las del Río Negro, están en la base de los argentinos y de los orientales sin distinción, ¿te has preguntado por qué caracho tenemos un límite que nos divide, y si ese límite fue resuelto por nosotros, por el pueblo, o impuesto por los de afuera? ¿Te has preguntado si en los grandes asuntos, o en los pequeños, vos también tenés algo para conocer, algo para decir?
“Estamos usando la tierra”, dijimos un párrafo arriba. ¿Pero no es hora de poner en valor la soberanía, quitarla del bronce, y ver si los Soros, los Benetton, los Grobocopatel, por decir, tienen derecho a tanto cuando en el barrio, aquí mismo, María, Juan, están sin media hectárea donde cultivar cuatro zapallos para encamarse en paz, a la hora que les plazca, sabiendo que podrán criar a sus hijos?
Como vemos, la soberanía es cosa seria y hay quienes no quieren hablar de ella para no despertar Malvinas, y los hay que prefieren ignorarla para no decir reforma agraria, revolución impositiva; para que no los incomodemos con el derecho del pueblo a hacerse expectativas, sabiendo quiénes deben ser los más privilegiados, según el mandato de ese jefe político que no ha tenido igual.
Vivir se vive con el prójimo. Erosionar la vida que nos acompaña y nos contiene, serruchar la rama donde el otro hace su nido, eso sí que es abominar de nuestro pasado y de nuestro entorno, eso es desdibujarnos el porvenir.

Nuestras flores vivas
Abrir los ojos, sacarnos las mochilas de los prejuicios, algo así como “desmochilarnos”; operarnos de uniformidad, educarnos en el conocimiento universal y en nuestro entorno; abortarnos la estandarización, poner la vida en valor, darles un lugar a nuestras hijas, nuestros hijos, crearles la oportunidad de un techo; dejar andar el arte que no tiene fronteras ni dueños, advertidos de las garras de la rapiña: sería un modo de encarar la soberanía estilo siglo XXI.
Y si es acá, mejor entonces hacerlo con fondo de cielito, o al ritmo de la batucada, o bañados en la sonrisa de Raúl Barbosa sobre el acordeón, este 20 de Noviembre, orgullosos ante el imperialismo, hincados ante el paraguayo que aún espera calladito nuestro arrepentimiento como tantas víctimas de nuestros abusos; y sostenidos en una banda roja porque esa banda roja nos está inoculando autonomía, independencia, oportunidades para todos, dignidad, identidad sin chauvinismos; esa banda roja nos habla del indio, del negro, del gaucho, de la tierra para el que la trabaja, en fin, de José Artigas.
Soberanía, entonces, en el alma, la naturaleza, el arte y la cultura toda; en la desocupación para nadie, en el territorio, las relaciones con el prójimo, la política, la organización solidaria generalmente anónima, que no SA.
Soberanía en la serenidad para advertir que Monsanto, Cargill, ALL, Carrefour, Wal Mart, forestales varias, petroleras, mineras, banca usurera, corrupción, pool, autocracia, monocultivo, concentración de poder y riquezas, son a la soberanía nuestra americana lo que el Roundup al jardín de nuestras flores vivas, las banderas que te decía.

*Parte de esta columna fue publicada por el autor en la revista Barriletes en noviembre de 2008, y ese año se cumplía el centenario del nacimiento de Marcelino Román y de Atahualpa Yupanqui.

Fuente: www.edimpresa.unoentrerios.com.ar

Alex, Jorge Y Lena - Estar Contigo

Estar contigo
es como tocar el cielo con las manos
como el primer día en verano
como en un cuento
estar contigo...

Estar contigo
desvelando uno por uno tus secretos
descubriendo todo lo que llevas dentro
lo dejo todo
por un momento
estar contigo

Yo siento que tu compañía
es el mejor regalo que me de dio la vida
la fuerza que me empuja a seguir adelante
de todo lo que tengo
es lo mas importante

Estar contigo
es como un sueño
del que no quiero despertar
cierro los ojos y no estas

Vivir contigo es mi deseo
es todo lo que quiero hacer
y a tu lado puedo ser
solo yo mismo (solo yo misma)
solo yo mismo (solo yo mismo)

Estar contigo
es que cada día sea diferente
siempre hay algo que consigue sorprenderme
es como un juego que me divierte
estar contigo

Siento que tu compañía
es el mejor regalo que me dio la vida
la fuerza que me empuja a seguir adelante
de todo lo que tengo
es todo lo que es importante

Estar contigo
es como un sueño
del que no quiero despertar
cierro los ojos y no estas

Vivir contigo es mi deseo
es todo lo que quiero hacer
y a tu lado puedo ser
solo yo mismo (solo yo misma)
solo yo mismo (solo yo mismo)...

Para siempre niña para siempre estar contigo

Estar contigo (estar contigo)
es como un sueño (es como un sueño)
del que no quiero despertar
cierro los ojos y no estas

Vivir contigo es mi deseo (es mi deseo)
es todo lo que quiero hacer (que quiero hacer)
y a tu lado puedo ser
solo yo mismo (solo yo misma)
solo yo mismo (solo yo mismo)

jueves, 4 de noviembre de 2010

Fertilización del Océano: Experimento LOHAFEX - El Polarstern , "El Barco del hierro", inició la "siembra" del Océa... | Hierro, Var, Fertilización, Fitoplancton, Océano | Vista al Mar _ Peñíscola _ | www.vistaalmar.es

Fertilización del Océano: Experimento LOHAFEX - El Polarstern , "El Barco del hierro", inició la "siembra" del Océa... | Hierro, Var, Fertilización, Fitoplancton, Océano | Vista al Mar _ Peñíscola _ | www.vistaalmar.es

Los Tipitos - Reirnos del amor (video oficial) HD

Debería acostumbrarme
A esa mansión en el viento
Vos podrías acompañarme
Y sentir lo que yo siento

Juntos parir un sitio
Donde sentirnos seguros
Malcriar un verso tibio
Hasta que un día sea maduro
Y reírnos del amor

Cuando nos venga a buscar
Y nos llame a los juntos
Para ir al mismo lugar
Donde reírnos del amor

Podríamos darle al espacio
Esa nada que nos da
Y arrebatarle despacio
Un tiempo que no haya sido

Debería acostumbrarme
A esa mansión en el viento
Vos podrías acompañarme
Y sentir lo que yo siento.

Cuando nos venga a buscar
Y nos llame a los juntos
Para ir al mismo lugar
Donde reírnos del amor

Once - La Saga

Caia sobre tus labios la luna llena
mirabas y era tan facil poder soñar
apenas quedaba tiempo para la pena
de pronto se te olvidaba la soledad.
La lluvia se enmoro de las azotea
quizo el viento q las banderas aprendieran como volar
tenias el corazon de la primavera
fue tu boca mi compañera, mi lugar para descansar

Sigo dibujando estrellas en la soledad
que desapareceran al amanecer
sigo dibujando luces en la oscuridad
ilusiones q se van para no volver

noviembre se puso lento y quedo en el 11
el dia del mes del año de no pensar
rodeados por los misterios de las canciones
podiamos conformarnos con poco mas.
Sentimos que aquella noche fue la primera
nuestas lengues estaban llenas de palabras de enamorar
lloramos con los colores de la tristeza
funeral para las promesas, el momento de despertar

Sigo dibujando estrellas en la soledad
que desapareceran al amanecer
sigo dibujando luces en la oscuridad
ilusiones q se van para no volver

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Este minuto - Javier y Andrés calamaro

De reír, de volar tantas veces me olvido
Del sol cayendo en el mar
De gritar de llorar tantas veces me olvido
Sigo pensando en, ¿que vendrá?

Es mejor no pensar
En el paso del tiempo
Una sola duda me puede matar
No pido un consejo ni quiero el remedio
Porque ya no tengo nada que jugar

Este es el tiempo y es el lugar
Nada puede ser mejor
Cansado de vivir quemando el tiempo
Ahora que el sueño se acabó

Dónde fue ideal
En un mundo perfecto
De dónde sos, a dónde vas
Y después que vendrá
No quiero saberlo
Este es el momento y el lugar

Aferrado a cosas que no tienen sentido
Me puedo equivocar
La prosperidad en un envase vacío
No olvides de dónde sos y a dónde vas

Este es el tiempo y es el lugar
Nada puede ser mejor
Ya no voy a vivir quemando el tiempo
Ahora que el sueño se acabó

Tuyo siempre - Andrés Calamaro

Si alguna vez no me vuelven a ver,
porque a mi como a todos se me olvida,
algo va a quedar adentro tuyo siempre,
algo que yo te deje alguna vez.

No importa si no venis conmigo,
este viaje es mejor hacerlo solo,
yo te voy a recordar todos los dias,
porque un amor asi nunca se olvida.

Te seguiria por todas partes y volveria a la ciudad,
si me das, otra oportunidad,

de volver a empezar, mejor que antes
quiero darte cada uno de mis instantes,
nunca mas voy a mentir de nuevo,
porque no voy a olvidarte nunca mas.

Si alguna vez no me vuelven a ver,
porque a mi como a todos se me olvida,
algo va a quedar adentro tuyo siempre,
algo que yo te deje alguna vez.

Y volveria por todas partes para encontrarte y preguntarte,
si me das otra oportunidad.

Va a ser mejor que empiece a olvidar,
porque queda mucho tiempo por delante,
algo va a quedar adentro tuyo siempre,
algo que yo te deje alguna vez,

porque no voy a olvidarte nunca mas,
porque yo no te voy a olvidar...

Diez años después - Andrés Calamaro

Si diez años depues te vuelvo a encontrar
en algun lugar, no te
olvides que soy distinto de aquel pero casi igual,
si la casualidad nos vuelve a juntar diez años depues,
algo se va incediar no voy a mostrar mi lado cortez.

aquello fue un gran punto de partida,
pero a la ves que fasi se te olvida,
diez años despues quien puede volver a entrar,
estamos en la tierra cuatro dias,
y el cielo no me ofrece garantias,
diez años despues mejor volver a empezar.

si tu credulidad se deterioro en algun lugar,
no te olvides que soy testigo casual de tu soledad,
si diez años depues no estamos igual que le vas a hacer,
otro diez años mas y luego empezar juntos otro ves.

aquello fue una linda primavera,
pero fue solamente la primera,
diez años depues el tiempo empiensa a pesar,
me quedan valas en la cartuchera,
pero te guardo siempre la primera,
diez años despues mejor reir que llorar.

una carta te di, que nunca escribi,
que nadie lello, hoy diez años despues
todo sigue igual nunca te llego,
dentro del corazon,
al dia de hoy no queda lugar,
si perdi la razon no fue por amor fue por soledad...

la vida es una gran sala de espera,
la otra es una caja de madera,
diez años despues mejor dormir que soñar,
no se puede vivir de otra manera,
por que si no la gente ni se entera,
diez años despues quien puede volver atras,
diez años despues mejor decir que callar...

viernes, 22 de octubre de 2010

Naturaleza

Salvemos a los Glaciares

La Ley de Glaciares, aprobada días atrás, ha sido un paso fundamental en la historia del medio ambiente de nuestro país. Una de las reservas más grandes de agua dulce quedará protegida de actividades de alto impacto ambiental, como la minería, que producirían en ellas daños irreversibles.

Gracias a que miles de argentinos se involucraron en la campaña, esta realidad es posible, pero los glaciares también necesitan ser resguardados del cambio climático.

viernes, 1 de octubre de 2010

Sin ti a mi lado - Ismael Serrano

Estoy cansado de hacer el mismo recorrido, el mismo trabajo,
ver las mismas caras, los mismos paisajes, sin ti a mi lado.
Mi vida, poco a poco, se va llenando de esos días
tristes, grises y opacos, que uno omite en su biografía.

Cansado de ir cada noche a los mismos bares,
buscándote aunque sé que no estás, que no voy a encontrarte.
Cansado de ir cada noche lamentando tu ausencia,
directamente a tu altar para hacerte una ofrenda.

Mañana será tarde si vienes a buscarme.
Mira en tu buzón, dejé un mensaje.
No todo está perdido, encuéntrate conmigo,
tú bien conoces el camino.

A esas horas, en las que casi todos engañan a sus amantes,
casi siempre encuentro un buen momento para asesinarme.
Y entre muerte y muerte miro a la ventana,
con la vana esperanza de ver que Madrid se consume entre llamas.

Tú quizás mientras busques un horario perdido
o cantes una canción para dormir a un niño.
Tú mientras busques en papeles perdidos
la letra de una canción que yo te he escrito.

Mañana será tarde si vienes a buscarme.
Mira en tu buzón, dejé un mensaje.
No todo está perdido, encuéntrate conmigo,
tú bien conoces el camino.

Mañana será tarde si vienes a buscarme.

jueves, 30 de septiembre de 2010

Marguerite Duras - Biografía

Marguerite Donnadieu nació en la Indochina francesa en 1914, en donde vivió su infancia y parte de su juventud. Más conocida por su seudónimo de Marguerite Duras, es una de las voces más destacadas de la literatura francesa.

Hija de un profesor de matemáticas, Duras era el nombre del pueblo francés donde su padre compró una casa para pasar los veranos y por esta razón ella adoptó este seudónimo. A los cuatro años, Marguerite perdió a su padre y su madre tuvo que afrontar la manutención de la familia, en medio de una difícil situación económica.

En 1932 regresó a Francia, estudió Derecho, Matemáticas y Ciencias Políticas. Trabajó como secretaria en el ministerio de Colonias.

A los 15 años



En 1939 se casó con Robert Antelme. Ese mismo año conoce a Dionys Macolo, quien termina siendo su amante. En la Segunda Guerra Mundial, Robert y Marguerite hacen parte de la resistencia francesa y posteriormente será parte del Partido Comunista, del que será expulsada. Cuando Robert regresa del campo de Dachau Marguerite quería divorciarse de él, pero las penosas condiciones en que se encontraba la hicieron desistir. En 1946 finalmente se divorcia y casa con Dionys.

En 1943 se publica su primera novela «Les imprudents» y «La vie tranquile». También publicó obras de teatro y escribió guiones para cine, además de haber sido directora de varias películas, entre ellas India song y Los niños.

Su producción como escritora se destaca por un alto contenido autobiográfico y una fuerza narrativa impresionante.

En 1996, muere de un cáncer de garganta y se encuentra enterrada en el cementerio de Montparnasse.

En 1993

EL MONASTERIO DE LAS ALMAS


Una historia de espionaje, intrigas y peligro que se extiende desde el Renacimiento hasta nuestros días, y que gira en torno al destino del conocimiento de la humanidad entera. Alfonso López, historiador de la época del Renacimiento, descubre un viejo papiro en una habitación secreta de un viejo hostal en Italia. El documento consiste en una biografía de Dante Alighieri. El manuscrito es en sí mismo sorprendente; sin embargo, Alfonso se da pronto cuenta de que hay mucho más por descubrir detrás de él. El documento lleva a otros documentos y también a otros escenarios, y lo que parecía ser una aventura académica se convierte en una peligrosa historia de espionaje alrededor de un plan oculto y ambicioso que persigue la captura de la totalidad del conocimiento humano.
Autor: Ernesto O. Roca Urioste

Mariposas azules - Cuento infantil


Graciosa y en pausado aleteo, volaba feliz entre los árboles del bosque, una hermosa mariposa, con alas azules y puntos dorados, reflejando los rayos del sol.
Inocente junto a sus hermanas, libaba aquí y allá una flor, llevando el polen en sus patitas y antenas, cumpliendo así el ciclo de polinización.
No conocían el peligro, algunas de ellas contaban que había pasado (hacía muchos años), un cazador de mariposas y se había llevado algunos ejemplares.
Ellas no tenían miedo, su generación había resistido tantos años en la cima de los árboles que era casi imposible que se extinguieran. Se reproducían por cientos todos los años.
Pero… cierto día cuando celebraban una danza nupcial, vieron levantarse grandes lenguas de fuego sobre el bosque y extensas nubes de humo subían hasta el cielo.
Horrorizadas comenzaron a volar, avisando a los demás animales e insectos, todos iniciaron la huída hacia el lado opuesto del fuego.
Pero las llamas eran veloces y el tremendo calor lo favorecía, devorando todo a su paso.
Muchos animales pequeños que no podían huir, fueron presas del fuego.
Los árboles calcinados quedaron hechos cenizas, junto a las demás plantas que servían de alimento al voraz fuego.
Las mariposas de alas azules y oro, acostumbradas a volar muy lento no pudieron resistir el calor de las llamas que no tuvieron piedad de esas alas tan hermosas, y estériles fueron sus esfuerzos por huir.
Pasaron los días, el fuego se extinguió cuando al fin, una lluvia salvadora cayó sobre el bosque. Pero este bosque tan bullicioso y alegre por los cantos de las aves, el aleteo de las mariposas y el colorido de las flores, hoy es un cementerio gris y tétrico, humeante aún y silencioso a no ser por algún quejido de un agonizante sobreviviente.
Días antes del incendio, una joven, había recibido un ramo de hermosas orquídeas lilas, cortadas de ese bosque. Milagrosamente escondidas entre sus pétalos, pequeñas larvas dormían en su metamorfosis.
Poco después, las mariposas azules sacaron sus hermosas alas y volaron, volaron en busca de un nuevo bosque.

CRISELDA M.

lunes, 27 de septiembre de 2010

1964 De EL OTRO, EL MISMO, 1964

I



Ya no es mágico el mundo. Te han dejado.

Ya no compartirás la clara luna ni los lentos jardines.

Ya no hay una luna que no sea espejo del pasado,

cristal de soledad, sol de agonías.

Adiós las mutuas manos y las sienes que acercaba el amor.

Hoy sólo tienes la fiel memoria y los desiertos días.

Nadie pierde (repites vanamente) sino lo que no tiene

y no ha tenido nunca,

pero no basta ser valiente para aprender el arte del olvido.

Un símbolo, una rosa, te desgarra y te puede matar una guitarra.



II



Ya no seré feliz. Tal vez no importa. Hay tantas otras cosas en el mundo;

un instante cualquiera es más profundo y diverso que el mar.

La vida es corta y aunque las horas son tan largas,

una oscura maravilla nos acecha, la muerte, ese otro mar,

esa otra flecha que nos libra del sol y de la luna y del amor.

La dicha que me diste y me quitaste debe ser borrada;

lo que era todo tiene que ser nada.

Sólo me queda el goce de estar triste,

Esa vana costumbre que me inclina al Sur,

a cierta puerta, a cierta esquina.-

Jorge Luis Borges

AUSENCIA De FERVOR DE BUENOS AIRES, 1923

Habré de levantar la vasta vida que aún ahora es tu espejo:

cada mañana habré de reconstruirla.

Desde que te alejaste, cuántos lugares se han tornado vanos y sin sentido,

iguales a luces en el día.

Tardes que fueron nicho de tu imagen, músicas en que siempre me aguardabas,

palabras de aquel tiempo, yo tendré que quebrarlas con mis manos.

¿En qué hondonada esconderé mi alma para que no vea tu ausencia

que como un sol terrible, sin ocaso, brilla definitiva y despiadada?

Tu ausencia me rodea como la cuerda a la garganta, el mar en que se hunde.-
Jorge Luis Borges

EL AMENAZADO De EL ORO DE LOS TIGRES, 1972 Fragmento

El amenazado. Jorge Luis Borges. Es el amor.
Tendré que ocultarme o huir. Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz. La hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única. ¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras, la vaga erudición el aprendizaje de las palabras que usó el áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas, la serena amistad, las galerías de la Biblioteca, las cosas comunes, los hábitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche intemporal, el sabor del sueño? Estar contigo o no estar contigo, es la medida de mi tiempo. Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se levanta a la voz del ave, ya se han oscurecido los que miran por la ventana, pero la sombra no ha traído la paz. Es ya lo se, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo. Es el amor con sus mitologías, con su pequeñas magias inútiles. Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar. Ya los ejércitos que cercan, las hordas. (Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.) El nombre de una mujer me delata. Me duele una mujer en todo el cuerpo.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Afuera - Caifanes

Muchos años uno cree
Que el caer es levantarse
Y de repente ya no te paras.

Que el amor es temporal
Que todo te puede pasar
Y de repente estas muy solo.

Afuera, afuera tu no existes solo adentro
Afuera, afuera no te cuido solo adentro
Afuera te desbarata el viento sin dudarlo
Afuera nadie es nada solo adentro.

Siguen lo años y uno esta
Creyendo que puede rezar
Y de repente ya te perdiste.

Y uno cree que puede creer
Y tener todo el poder
Y de repente no tienes nada.

Afuera, afuera tu no existes solo adentro
Afuera, afuera no te cuido solo adentro
Afuera te desbarata el viento sin dudarlo
Afuera nadie es nada solo adentro. (ah...)

Afuera, afuera tu no existes solo adentro
Afuera, afuera no te cuido solo adentro
Afuera te desbarata el viento sin dudarlo
Afuera nadie es nada solo adentro. (ah...)

viernes, 10 de septiembre de 2010

Simply Red - Holding Back The Years

Jon Anderson - Hold on to love (stereo)

Yes "Owner Of A Lonely Heart"

Ulrica - Jorge Luis Borges

Hann tekr sverthit Gram ok leggr i methal theira bert.
Völsunga Saga, 27


Mi relato será fiel a la realidad o, en todo caso, a mi recuerdo personal de la realidad, o cual es lo mismo. Los hechos ocurrieron hace muy poco, pero sé que el hábito literario es asimismo el hábito de intercalar rasgos circunstanciales y de acentuar los énfasis. Quiero narrar mi encuentro con Ulrica (no supe su apellido y tal vez no lo sabré nunca) en la ciudad de York. La crónica abarcará una noche y una mañana.
Nada me costaría referir que la vi por primera vez junto a las Cinco Hermanas de York, esos vitrales puros de toda imagen que respetaron los iconoclastas de Cromwell, pero el hecho es que nos conocimos en la salita del Northern Inn, que está del otro lado de las murallas. Eramos pocos y ella estaba de espaldas. Alguien le ofreció una copa y rehusó.

-Soy feminista -dijo-. No quiero remedar a los hombres. Me desagradan su tabaco y su alcohol.

La frase quería ser ingeiosa y adiviné que no era la primera vez que la pronunciaba. Supe después que no era característica de ella, pero lo que decimos no siempre se parece a nosotros.

Refirió que había llegado tarde al museo, pero que la dejaron entrar cuando supieron que era noruega.

Uno de los presentes comentó:
-No es la primera vez que los noruegos entran en York.
-Así es -dijo ella-. Inglaterra fue nuestra y la perdimos, si alguien puede tener algo o algo puede perderse.

Fue entonces cuando la miré. Una línea de William Blake habla de muchachas de suave plata o furioso oro, pero en Ulrica estaban el oro y la suavidad. Era ligera y alta, de rasgos afilados y de ojos grises. Menos que su rostro me impresióno su aire de tranquilo misterio. Sonreía fácilmente y la sonrisa parecía alejarla. Vestía de negro, lo cual es raro en tierras del Norte, que tratan de alegrar con colores lo apagado del ámbito. Hablaba un inglés nítido y preciso y acentuaba levemente las erres. No soy observador; esas cosas las descrubrí poco a poco.

Nos presentaron. Le dije que era profesor en la Universidad de los Andes en Bogotá. Aclaré que era colombiano.

Me preguntó de un modo pensativo:
-¿Qué es ser colombiano?
-No sé -le respondí-. Es un acto de fe.
-Como ser noruega -asintió.

Nada más puedo recordar de lo que se dijo esa noche. Al día siguiente bajé temprano al comedor. Por los cristales vi que había nevado; los páramos se perdían en la mañana. No había nadie más. Ulrica me invitó a su mesa. Me dijo que le gustaba salir a caminar sola.

Recordé una broma de Schopenhauer y contesté:
-A mí también. Podemos sair los dos.

Nos alejamos de la casa, sobre la nieve joven.

No había un alma en los campos. Le propusé que fuéramos a Thorgate, que queda río abajo, a unas millas. Sé que ya estaba enamorado de Ulrica; no hubiera deseado a mi lado ninguna otra persona.

Oí de pronto el lejano aullido de un lobo. No he oído nunca aullar a un lobo, pero sé que era un lobo. Ulrica no se inmutó.

Al rato dijo como si pensara en voz alta:
-Las pocas y pobres espadas que vi ayer en York Minster me han conmovido más que las grandes naves del museo de Oslo.

Nuestros caminos se cruzaban. Ulrica, esa tarde, proseguiría el viaje hacia Londres; yo, hacia Edimburgo.
-En Oxford Street -me dijo- repetiré los pasos de Quincey, que buscaba a su Anna perdida entre las muchedumbres de Londres.

-De Quincey -respondí- dejó de buscarla.

Yo, a lo largo del tiempo, sigo buscándola.

-Tal vez -dijo en voz baja- la has encontrado.

Comprendí que una cosa inesperada no me estaba prohibida y le besé la boca y los ojos.

Me apartó con suave firmeza y luego declaró:
-Seré tuya en la posada de Thorgate. Te pido mientras tanto, que no me toques. Es mejor que así sea.

Para un hombre célibe entrado en años, el ofrecido amor es un don que ya no se espera. El milagro tiene derecho a imponer condiciones. Pensé en mis mocedades de Popayán y en una muchacha de Tezas, clara y esbelta como Ulrica que me había negado su amor.

No incurrí en el error de preguntarle si me quería. Comprendí que no era el primero y que no sería el último. Esa aventura, acaso la postrera para mí, sería una de tantas para esa resplandeciente y resuelta discípula de Ibsen.

Tomados de la mano seguimos.

-Todo esto es como un sueño -dije- y yo nunca sueño.

-Como aquel rey -replicó Ulrica- que no soñó hasta que un hechicero lo hizo dormir en una pocilga.

Agregó después.

-Oye bien. Un pájaro está por cantar.

Al poco rato oímos el canto.

-En estas tierras -dije-, piensan que quien está por morir prevé el futuro.

Y yo estoy por morir -dijo ella.

La miré atónito.

-Cortemos por el bosque -la urgí-. Arribaremos más pronto a Thorgate.

-El bosque es peligroso -replicó.

Seguimos pos lor páramos.

-Yo querría que este momento durara siempre -murmuré.

-Siempre es una palabra que no está permitida a los hombres -afirmó Ulrica y, para aminorar el énfasis, me pidió que le repitiera mi nombre, que no había oído bien.

-Javier Otálora- le dije.

Quiso repetirlo y no pudo. Yo fracasé, parejamente, con el nombre de Ulrikke.

-Te llamaré Sigurd- declaró con una sonrisa.

Si soy Sigurd -le repliqué- tu serás Brynhild.

Había demorado el paso.

-¿Conoces la saga?- le pregunté.

-Por supuesto -me dijo-. La trágica historia que los alemanes echaron a perder con sus tardíos Nibelungos.

No quise discutir y le respondí:

-Brynhild, caminas como si quisieras que entre los dos hubiera una espada en el lecho.

Estábamos de golpe ante la posada. No me sorprendió que se llamara, como la otra, el Northern Inn.

Desde lo alto de la escalinata, Ulrica me gritó:

-¿Oíste el lobo? Ya no quedan lobos en Inglaterra. Apresúrate.

Al subir al piso alto, noté que las paredes estaban empapeladas a la manera de William Morris, de un rojo muy profundo, con entrelazados frutos y pájaros. Ulrica entró primero. El aposento oscuro era bajo, con un techo a dos aguas. El esperado lecho se duplicaba en un vago cristal y la bruñida caoba me recordó el espejo de la Escritura. Ulrica ya se había desvestido. Me llamó por mi verdadero nombre, Javier. Sentí que la nieve arreciaba. Ya no quedaba muebles ni espejos. No había una espada entre los dos. Como la arena se iba al tiempo. Secular en la sombra fluyó el amor y poseí por primera y última vez la imagen de Ulrica.

Frases


El Espíritu es un proceso del ahora. El Espíritu existe solamente ahora.

Si intentas adjuntarlo al pasado o al futuro, te estancas y tal vez sientas la ausencia del Espíritu, porque no puede existir para ti fuera del ahora. Ese proceso del apego al pasado o al futuro se puede volver una fijación en tu conciencia.

- John-Roger

Dalai Lama


“Ser desapegados no significa que no podamos disfrutar nada o no podamos disfrutar estar con alguien. Mas bien, se refiere al hecho de que aferrarnos fuertemente a algo o a alguien, nos causa problemas. Nos volvemos dependientes de ese objeto o persona y pensamos, “Si lo pierdo, o nunca lo obtengo, entonces seré miserable”. El desapego significa: ”Si obtengo la comida que me gusta, qué bueno; si no la obtengo, está bien. No es el fin del mundo”. No hay apego o aferramiento.” Dalai Lama.

martes, 7 de septiembre de 2010

Las tres "Dánae" de Tiziano.

La historia de Dánae, ya la sabemos porque en esta misma sección le dedicamos un capítulo a Perseo, hijo precisamente de Dánae. Recordamos así que la belleza de Dánae sedujo a Zeus, y que a pesar de que Acrisio, su padre, la había encerrado para que no conociera varón y así no se pudiera casar, ya que un oráculo había señalado que Acrisio moriría a manos de su nieto, el destino se impuso a sus designios, y en forma de lluvia dorada, Zeus le engendrará a su hijo Perseo.

Esta historia ya la sabíamos, pero hoy querríamos profundizar un poco más en su figura, atendiendo a las versiones que sobre el mismo tema realizó Tiziano, que llegó a completar hasta tres obras distintas tratando esta misma iconografía. No fue el único en cualquier caso, ya que el tema de Dánae es recurrente en la pintura del Renacimiento y el Barroco, con versiones también de Correggio, Mabuse, Rembrandt, Gossaert, habiendo incluso una versión moderna, especialmente bella, de Gustave Klimt.

En el caso concreto de Tiziano, como hemos comentado se conservan tres versiones: la primera, de 1545, se encuentra en el Museo Nazionale de Capodimonte, en Nápoles; la segunda se halla en el Museo del Hermitage en San Petesburgo y la realiza unos años después, en 1553; y casi al mismo tiempo, entre 1553-54, pinta la que se encuentra actualmente en el Museo del Prado, y que cuenta también con un comentario monográfico en nuestra sección de "Miradas CREHA".

Está claro que es un tema recurrente porque resulta un episodio lleno de sensualidad que permite recrearse en el desnudo clásico lleno de opulencia y erotismo velado. Muy del gusto por cierto de los pintores venecianos y en concreto de Tiziano, frecuentador de este género pictórico.

Su iconografía insiste en una serie de recursos que se repiten en los tres cuadros: la composición en horizontal (repitiendo idéntica postura en los tres casos), la voluptuosidad del color, los contrastes de luz; la oposición cromática; y el desnudo sensual y aterciopelado de Dánae, que en los tres casos exalta su belleza, para entender mejor así la debilidad de Zeus.

No obstante, la primera versión es la más sencilla y por ello mismo la más delicada y sugerente. Dánae deslumbra por su luz, radiante en su hermosura, y por el contraste violento que se subraya entre las sábanas de un blanco níveo frente al fondo oscuro. Un cortinaje, recurso utilizado en los tres cuadros, remarca el primer plano, que refuerza así el sentido de la perspectiva, pero en este primer caso sin abusar de la intensidad del color. El cuadro por ello se envuelve en una atmósfera serena y grácil, porque no hay fuertes subidas de color, y Dánae, de una belleza igualmente delicada se deja empapar por la lluvia dorada. En este primer caso, se complementa la iconografía de la escena por un putti alado, que remarca el sentido divino del suceso y que por tanto resulta un componente estrictamente iconográfico.

Las otras dos versiones se parecen mucho entre sí, y marcan distancias con esta primera. Tanto la del Prado como la del Hermitage refuerzan la potencia del color, que se convierte en un elemento protagonista de la composición pictórica. Tonos no sólo más subidos de color, sino de una cadencia cálida que acentúa de esta forma la sensualidad de la escena. Los contrastes además, que anteriormente eran principalmente lumínicos, ahora son cromáticos, entre el rojo carmesí de los cortinajes, los blancos que envuelven la piel cálida de Dánae, y los azules de los fondos. Con ello no sólo se insiste en un marco mucho más sensual, sino que se potencia el atractivo del desnudo y se adelanta la figura al espectador en un juego de perspectiva cuyo causante es el color. La lluvia dorada resulta ahora mucho más explícita, en un juego también de colores complementarios, a base de amarillos que brillan en medio del azul. Y una diferencia más: si en la versión napolitana, la figura del putti ya dijimos que era un complemento iconográfico, en este caso se trata de un recurso puramente pictórico, porque la anciana que aparece de espaldas en ambas versiones actúa de contraste cromático para remarcar el blanco puro del desnudo de Dánae; también de contraste lumínico para exaltar su erotismo; sirviendo en última instancia además para reforzar la perspectiva al situarla de espaldas al espectador.

La obra del Prado cuenta también con un perrito que no aparece en la del Hermitage, pero más allá de detalles anecdóticos, esta versión del Prado, que es la última, resulta la más cálida de las tres, tal vez por la indefinición de una pincelada mucho más tibia y menos detallista, que avanza hacia un estilo mucho más audaz y resuelto de su autor.

En último término las tres versiones sirven para comprobar la evolución estilística de Tiziano, que de un estilo renacentista típicamente veneciano de la primera pintura, va acercándose a posturas de tono manierista, que alcanza su mayor grado de atrevimiento en la última del Museo del Prado.


Tiziano: "Dánae". Museo nazionale de Capodimonte.



Tiziano: "Dánae". Hermitage. San Petesburgo.



Tiziano: "Dánae recibiendo la lluvia de oro". Museo del Prado.

Escrito por Ignacio Martínez Buenaga (CREHA)

Kshanti


El término Kshanti (sánscrito) o khanti (Pali) ha sido traducido como paciencia, tolerancia y perdón.[1] Se trata de una de las prácticas para llegar a la perfección, es decir, una de las paramitas, tanto en la escuela Theravāda como en la Mahāyāna del Budismo.

Kshanti es la práctica de ejercitar la paciencia hacia un comportamiento o situación que no la merece necesariamente. Se ve como elección consciente para dar paciencia como se da un regalo, más que como caer en un estado de opresión en el cual nos obliguemos a no actuar.

Marguerite Duras - L'amant


“Pienso con frecuencia en esta imagen que sólo yo sigo viendo y de la que nunca he hablado… Muy pronto en mi vida fue demasiado tarde”…
(Ibd. Duras; marguerite. “El Amante”/ “L´Amant”).-

“El Amante” (1984) es una novela autobiográfica de Marguerite Duras que relata una experiencia iniciática: el deseo como constructor de la identidad del personaje. Es una experiencia de poder, de autoafirmación tras el reconocimiento, que culmina en la literatura: este proceso lleva a la autora/personaje a autoafirmar su independencia, ligada al cumplimiento de su vocación literaria. Escritura y deseo y escritura del deseo se imbrican en la obra de Marguerite Duras. Al cabo de una larga trayectoria, la escritora relata no sólo el porqué sino el cómo de su camino literario y personal. Una autobiografía “al estilo de Duras” posee unos rasgos específicos, lo cual me ha llevado a pensar en la posibilidad de caracterizar el género autobiográfico como una modalidad de discurso didáctico, de acuerdo con la clasificación contenida en Virtuts textuals, ya que me ha interesado reconocer los aspectos de didactismo que contiene una autobiografía, pues el texto dice cómo es lo que es en el texto. Ése “lo que es es así” podría ser constitutivo del género. Lo que hay “fuera” del texto de “El Amate” es la experiencia inicial del deseo y la construcción que lleva a cabo la protagonista de una identidad propia, diferenciada del resto del mundo y un proceso de emancipación que ha de culminar en su actividad como escritora: es la emergencia de un yo definido, inmediatamente posterior a su reconocimiento en una imagen emblemática. Dentro de esa idea abstracta, se incluye la realización de la personalidad como un “alumbramiento” a partir del cual la narradora se hace visible para el mundo y encuentra las claves de su diálogo con él. El deseo se hace equivalente de la vida, de lo que da la vida y puede ubicarse en la realidad: las calles, como paradigma de lo exterior y de la alteridad; por las calles circulan la vida, el deseo, intercambiables.-

_____________________________________________________________________________
Frases de “El Amante”:

“Un día, ya entrada en años, en el vestíbulo de un edificio público, un hombre se me acercó. Se dio a conocer y me dijo: La conozco desde siempre”…

“La historia de mi vida no existe. Eso no existe. Nunca hay centro. Ni camino, ni línea donde se insinúa que alguien hubo, no es cierto, no hubo nadie… Para mí todo empezó así, por ese rostro evidente, extenuado, esas ojeras que se anticipaban al tiempo, a los hechos”…

“Escribir ahora, se diría que la mayor parte de las veces ya no es nada. Esa desesperación se manifestaba en un momento dado del día. Y después seguía la imposibilidad de seguir avanzando, o el sueño, o, a veces nada…. O nada, o dormir, morir”…

“No se trata de que sea necesario conseguir algo, sino de que es necesario salirse de donde se está… Puedo convertirme en lo que quieran que sea. Y creerlo”.

“Bajo el sol brumoso del frío, el sol del calor, las orillas se difuminan, el río parece juntarse con el horizonte. El río fluye sordademente, no hace ningún ruido, la sangre en el cuerpo. Fuera del agua no hay viento”.

“Nada tiene tiempo de hundirse, todo es arrastrado por la tempestad profunda y vertiginosa de la corriente interior, todo queda en suspenso en la superficie de la fuerza del río”…

En la tremenda corriente contemplo el último instante de mi vida. La corriente es tan fuerte que lo arrastraría todo, incluso piedras, una catedral, una ciudad. Hay una tempestad que ruge en el interior de las aguas del río. Del viento que se debate.

“La imagen había participado de esta imagen, adelantándose: El mar, informe, simplemente incomparable… El mar, la intensidad que recoge, se aleja, vuelve”…

“Cuando muere es un día triste. De primavera, creo, de abril. La muerte llevaba ventaja sobre el final de su historia. En vida ya estaba acabado, era demasiado tarde para que muriera, era un hecho desde la muerte del pequeño hermano. Las palabras subyugantes: Todo está consumado“.

“No sé por qué le quería hasta el extremo de querer morir de su muerte. Nada nuevo podía alcanzar ese amor. Yo había olvidado la Muerte”.



“Se equivocaban. El error que se había cometido, en pocos segundos, se propaló por todo el universo. El escándalo estaba a la escala de Dios. Mi hermano menor era inmortal y no lo habíamos advertido. La inmortalidad había sido encubierta por el cuerpo de ese hermano mientras vivió y nosotros no comprendimos que era aquel cuerpo donde la inmortalidad se hallaba alojada. El cuerpo de mi hermano estaba muerto. La inmortalidad había muerto con él… Habría que prevenir a la gente de esas cosas. Enseñarles que la inmortalidad es mortal, que puede morir, que ha ocurrido, que sigue ocurriendo. Que no se muestra nunca como tal, que es la duplicidad absoluta. Que la vida es inmortal mientras se vive, mientras se está con vida… Que es tan falso decir que carece de principio y de fin como decir que empieza y termina en la vida del alma desde el momento en que participa del alma y de la prosecución del viento”…

martes, 31 de agosto de 2010

Yoga: el sendero de una auténtica salud Prof: Ana M. Desirello


El yoga es una fuente de energía y de salud, es una técnica de equilibrio, de armonía, para hacer al hombre más feliz y proporcionarle la fortaleza, esa paz y esa felicidad que busca todo ser humano.
Lo que más preocupa a la persona es la salud, con ella sobrevendrán muchas cosas que queremos desarrollar o alcanzar, pero sin ella nada es posible. La salud es el estado de completo bienestar, físico, mental y social y no la ausencia de enfermedades y males. Y para gozar de esa suerte se requiere una medicina preventiva, una curativa y una recuperadora, según la fase de la enfermedad.

En las tres etapas tiene un lugar destacado la técnica yoga, aunque juega el papel fundamental en el tratamiento preventivo. Potencia las defensas internas de la naturaleza y previene contra esos venenos de la mente, tales como el odio, el miedo, la ansiedad, la depresión o la angustia, que tanto perjudican al ser humano y le provocan enfermedades.

Para el yoga el ser humano es un universo en miniatura y un acumulador de energía, de prana. Dicha energía rige las funciones del cuerpo y de la mente. Las principales fuentes de esta energía son la respiración saludable, la alimentación pura, el sueño reparador, el descanso adecuado, la tranquilidad y el control mental.

Las técnicas del yoga físico (asanas, respiración, relajación y otras), facilitan el desarrollo muscular, estimulan o hacen reposar los distintos órganos y sistemas, aumentan el riego sanguíneo, descontracturan lo tenso, regulan las secreciones, y hacen trabajar grupos musculares inactivos en la vida sedentaria.

El tratamiento de las enfermedades psicosomáticas debe abarcar la doble vertiente somática y psíquica. Y aquí es donde encaja el tratamiento curativo y preventivo del yoga. Si la enfermedad es un desequilibrio orgánico o psicológico, o ambos, el yoga, como método equilibrador y liberador, proporciona una sistemática práctica física, mental y espiritual que desemboca en una disciplina integral del hombre y un sendero hacia la salud total.

El amor cura (Ho’oponopono)


El siguiente texto fue escrito por el Dr. Joe Vitale. La historia que nos cuenta y sus reflexiones encierran un desafío y una bendición: la realidad externa a nosotros es nuestra propia creación individual y, si aceptemos plenamente este hecho, podemos sanarla a través del amor.

La sanación de tu mundo comienza en ti:


Hace unos años, escuché hablar de un terapeuta en Hawaii que curó un pabellón completo de pacientes criminales con serias patologías (locos) sin siquiera ver a ninguno de ellos. El psicólogo estudiaba la ficha del recluso y luego miraba dentro de si mismo para ver cómo él (el psicólogo) había creado la enfermedad de esa persona. En la medida en que él mejoraba, el paciente mejoraba también.

La primera vez que escuché hablar de esta historia, pensé que era una leyenda urbana. ¿Cómo podía cualquiera curar a otro tratando de curarse a si mismo? Y, ¿cómo podía, aunque fuera un verdadero maestro, con un gran poder de autocuración, sanar a criminales insanos? No tenía ningún sentido, no era lógico. De modo que descarté esta historia.

Sin embargo, la escuche nuevamente un año después. El terapeuta había usado un proceso de sanación hawaiano llamado “Ho´oponopono”. Nunca había oído hablar de esta técnica, sin embargo no podía dejar de pensar en esa historia. Si era totalmente cierta, yo tenía que saber más.

Siempre había entendido que “total responsabilidad” significaba que soy el responsable de lo que pienso y hago. Pero lo que esté mas allá, está fuera de mis manos. Creo que la mayor parte de la gente piensa lo mismo acerca de la responsabilidad: somos responsables de lo que hacemos, no de lo que los otros hacen. Pero eso no es así.

El terapeuta Hawaiano que sanó a esas personas mentalmente enfermas, el Dr. Ihaleakalá Hew Len, me enseñaría una nueva perspectiva acerca de lo que es la total responsabilidad. Probablemente hayamos hablado una hora en nuestra primera conversación telefónica. Le pedí que me contara la historia completa de su trabajo como terapeuta.

Me explicó que había trabajado en el Hospital Estatal de Hawaii durante cuatro años. El pabellón donde encerraban a los enfermos criminales era peligroso. Por regla general los psicólogos renunciaban al mes de trabajar allí. La mayor parte de los miembros del personal se enfermaban al poco tiempo o simplemente renunciaban. La gente que atravesaba el pabellón caminaba con sus espaldas contra la pared, temerosos de ser atacados por los pacientes. No era un lugar placentero para vivir, ni para trabajar ni para visitar.

El Dr. Len me dijo que el nunca vio a los pacientes. Acordó tener una oficina y estudiar los legajos. Mientras miraba esos legajos, trabajaba sobre si mismo. Y mientras lo hacía, los pacientes mejoraban.

“Luego de unos pocos meses, a los que debían permanecer encadenados se les podía permitir que caminaran libremente” me dijo. “A otros, a quienes tenían que mantener permanentemente medicados, se les podía reducir las dosis. Y algunos, que no hubieran tenido jamás la posibilidad de ser liberados, fueron dados de alta”. Yo estaba asombrado. “No solamente eso”, continuó, “sino que el personal comenzó a disfrutar de su trabajo.”


“El ausentismo y los cambios de personal disminuyeron drásticamente. Terminamos con más personal del que necesitábamos porque los pacientes eran liberados, pero todo el personal venía a trabajar. Hoy ese pabellón está cerrado.”

Aquí es, lógicamente, donde le hice la pregunta del millón de dólares: “¿Qué estuvo haciendo usted consigo mismo que provocó el cambio en esas personas?”

“Simplemente estaba sanando la parte de mí que había creado sus enfermedades”, dijo él. No entendí. El Dr. Len me explicó que la total responsabilidad se extiende a todo lo que está presente en tu vida, simplemente porque está en tu vida. Es tu responsabilidad en un sentido literal. Todo el mundo es tu creación.

¡Uau! Esto es muy difícil de aceptar. Ser responsable por lo que yo hago o digo es una cosa. Pero ser responsable por lo que cualquiera que esté en mi vida haga o diga, es otra muy distinta. Si asumes completa responsabilidad por tu vida, entonces todo lo que ves, escuchas, saboreas, tocas o experimentas, de cualquier forma, es tu responsabilidad. Esto significa que la actividad terrorista, el presidente de tu país, la economía o cualquier cosa que experimentas y no te gusta, están allí para que tu las sanes. No existen, por decirlo así, excepto como proyecciones que salen de tu interior. El problema no está ahí afuera, está en ti, y para resolverlo, tú debes cambiar.

Sé que esto es difícil de aceptar, mucho menos de vivirlo realmente. Echarle a otro la culpa es mucho más fácil que asumir la total responsabilidad. Pero mientras hablaba con el Dr. Len, comencé a comprender que esta sanación tan particular, el Ho’oponopono, significa amarse plenamente a uno mismo.

Si deseas mejorar tu vida, debes sanar tu vida. Si deseas curar a cualquiera, aún a un criminal mentalmente enfermo, lo haces curándote a tí mismo.

Le pregunté al Dr. Len cómo se curaba a si mismo, qué era lo que hacía exactamente cuando miraba los legajos de los pacientes.

“Simplemente decía ‘Lo siento’ y ‘Te amo’, una y otra vez” explicó él: “Lo siento… Te amo”

“¿Sólo eso?”

“Sólo eso.”

“Resulta que amarte a ti mismo es la mejor forma de mejorarte a ti mismo. Y mientras te mejoras a ti mismo, mejoras tu mundo.”

Permíteme darte un rápido ejemplo de como funciona esto: en una oportunidad recibí un e-mail muy agresivo, que me desequilibró. Normalmente hubiera intentado manejar la situación trabajando sobre mis aspectos emocionales más negativos o tratando de razonar con la persona que envió el mensaje. Esa vez decidí probar el método el Dr. Len. Me puse a pronunciar silenciosamente “lo siento” y “te amo”. No lo decía a nadie en particular. Simplemente estaba invocando el espíritu del amor para sanar, dentro de mí, lo que estaba creando esa circunstancia externa.

En el término de una hora recibí otro e-mail de la misma persona. Se disculpaba por el mensaje anterior. Ten presente que no realicé ninguna acción externa que provocara la disculpa. Ni siquiera contesté el mensaje. Sin embargo, sólo diciendo “te amo”, de algún modo sané dentro de mí lo que estaba creando en él.


Más tarde asistí a un taller de Ho’oponopono dirigido por el Dr. Len, que tiene ahora más de 70 años y es un chaman venerable y solitario.

Alabó mi libro, “El Factor Atractivo”. Me dijo que mientras yo me mejore a mí mismo, la “vibración” de mi libro aumentará y todos lo sentirán cuando lo lean. En resumen: a medida que yo me mejore, mis lectores mejorarán.

“¿Y qué pasará con los libros que ya he vendido y han salido de mí?” pregunté.

“No han salido realmente”, explicó una vez más soplando en mi mente su sabiduría mística. “Aún están dentro de ti”. En resumen: no hay afuera. Me llevaría un libro entero intentar explicar esta técnica con la profundidad necesaria, para transmitir algo así como que cuando desees mejorar cualquier aspecto o situación en tu vida, hay sólo un lugar donde intentarlo: dentro de ti. Y cuando mires allí, hazlo con amor”.

Dr. Joe Vitale

Ver mas en :
http://www.amarseaunomismo.com/webinario-de-ho-oponopono/

miércoles, 25 de agosto de 2010

Vicentico "Solo Un Momento" Video Clip (Nuevo Tema 2010)

Cuál es aquel camino que tengo que tomar?
Si sólo hay un destino al que puedo llegar
Si siempre viajé solo
Y siempre vos fuiste mi faro en la ciudad
En la ciudad.

Es sólo un momento
Es una mirada y saber
Cuál es el camino
Y así nada más.

Es sólo un momento
Es una mirada hacia atrás
Yo quiero saber, mi amor
Si al llegar, vas a estar, allí
Vas a estar allí.

Cuál es la hora exacta en que tengo que partir
Cuántas son las señales que tengo que seguir
Si siempre viajé solo
y siempre vos fuiste mi faro en la ciudad
En la ciudad.

Es sólo un momento
Es una mirada y saber
Cuál es el camino
Y así nada más.

Es sólo un momento
Es una mirada hacia atrás
Yo quiero saber mi amor
Si al llegar
Vas a estar allí.

Es todo silencio
La última mirada hacia atrás
Saber el camino
Y así nada más.

Sólo un momento
La última mirada hacia atrás
Yo quiero saber mi amor
Si al llegar, vas a estar, allí
Vas a estar allí.

martes, 24 de agosto de 2010

El despertar - Jorge Luis Borges

EL DESPERTAR

Entra la luz y asciendo torpemente
De los sueños al sueño compartido
Y las cosas recobran su debido
Y esperado lugar y en el presente
Converge abrumador y vasto el vago
Ayer: las seculares migraciones
Del pájaro y del hombre, las legiones
Que el hierro destruyó: Roma y Cartago.
Vuelve también mi cotidiana historia:
Mi voz, mi rostro, mi temor, mi suerte.
¡Ah, si aquel otro despertar la muerte
Me deparara un tiempo sin memoria
De mi nombre y de todo lo que he sido!
¡Ah, si en esa mañana hubiera olvido!

lunes, 16 de agosto de 2010

Un vuelo de azules mariposas - Mercedes Durand


Un vuelo de azules mariposas
Le inundaba la frente
Y los pasos menudos del rocío
Verdecían el musgo
Empurpuraban más a los geranios
Y agitaban su pulso?

La noche de un agosto fronterizo
Entre el gozo y el miedo,
(mariposa-zenzontle-miel-canela)
Sacudió sus entrañas
Y el rumor pizarrino de la lluvia
Y el dolor de la sangre
Despertaron mi llanto
Y heme aquí? desde entonces.

La madre de María Inmaculada
Bendijo mi venida
Entre Kyries y Salves y Acordaos
Y mieles de achicoria?
Nací del llanto y con la lluvia tenue
Una noche sin noche
En vuelo de opalinas mariposas
?entre barro y canela?
Y por anual me dieron el zenzontle
Y por signo un lucero
Y por herencia el viento, la colina
Y el mar y el horizonte?

El Ángel de la leche me dormía
En brazos de mi madre
Y el morro de una tímida sonaja
Sacudía mis manos?

Pronto mis pies corrieron por la casa
Y conocí a la hormiga
A la chiltota ?prima del naranjo?
Al zompopo de mayo?

Jugué al escondedero con mi sombra
Y el libro de Mantilla
Y el ábaco de cuentas rojo-blancas
Y la manzana rosa
Y Sor Emilia con su toca nardo
Me fueron familiares?

Miedos estacionados en los goznes
De puertas y ventanas
Asomaron su voz de medianoche
En perros sincopados
Y trac-trac de carreteras ambulantes?

Un ser estaba siendo ente y era
Construido con palabras,
Asombros, experiencias y consejos
De luna y porcelana?

Un ser estaba siendo ente y era
Romboide en espiral,
Lámpara del no-yo, luz del nosotros,
Sombra de girasol,
Gota infinita del mar existencial,
Fragmento del no-ser?

Un ser esta siendo ente y era
Átomo de galaxia,
Cristal de cosmonauta en agonía,
Espuma sideral,
Profética visión de aconteceres,
Salmo del siglo XX?

Un ser estaba siendo ente y era
Lágrima de la tarde
Escudilla de sílabas y nombres
Racimo de palabras?