domingo, 25 de febrero de 2018

Lenny Kravitz - Stand By My Woman

Luis Novelo

"La vida no solamente es color de rosa, pero hasta en cualquier situación penosa es importante buscar el lado bueno de las cosas. Contempla la quietud del campo y siente la gentileza del viento, escucha de la ciudad su encanto y deleita tus sentidos gozando cada momento. Ponte atento, no permitas que decaiga tu ánimo y tu fe, sigue adelante y deja atrás en el pasado lo que un día 
vino y se fue."

Vive cada momento en su totalidad, Osho


"La vida significa estar siempre fluyendo, moviéndose. Sigue buscando la estrella más lejana. Disfruta del propio viaje, no te preocupes demasiado por los objetivos. Los objetivos no son más que excusas para poder continuar el viaje. De hecho, no hay objetivos en la vida. La vida es una peregrinación, una peregrinación a nada, una peregrinación a ningún lugar; sólo una pura peregrinación.

Entender esto produce una gran libertad, nos quita un gran peso de encima. Se abandonan todas las ansiedades, todas las angustias, desaparecen todas las preocupaciones, se evaporan, porque cuando no hay objetivo no puedes fracasar. El fracaso es una idea nuestra porque creemos en el objetivo.

Por ejemplo, yo nunca puedo fracasar porque no tengo ningún objetivo. Nunca me puedo sentir frustrado porque nunca espero nada. Si ocurre algo, bien; si no ocurre nada, ¡estupendo! Las dos cosas son buenas.

Esa es mi enseñanza básica: vive cada momento en su totalidad. No es un medio para alcanzar un fin determinado. Sin embargo, al principio resulta muy difícil, de modo que yo no hago más que darte falsos objetivos y metas. No son más que juguetes; puedes ir sin ellos. Una vez que comiences a disfrutar del propio viaje no habrá necesidad de buscar ningún objetivo. Entonces no preguntarás el significado de la vida, la vida será su propio significado, será un fin en sí misma.

Ese es el estado de total libertad".


Osho, Meditaciones para acabar el día

sábado, 24 de febrero de 2018

Julio Cortázar

"Estuve a punto de hacerlo, y ahora no soy
más que uno de los muchos que se
preguntan por qué en algún momento no
hicieron lo que habían pensado hacer."

Mon Laferte - Amárrame ft. Juanes

José Manuel Martínez Sánchez

"El silencio es un bálsamo que desvanece el tiempo, llevándonos a una dimensión donde ya nada queda por hacer, salvo detenerse y escuchar el instante callado de lo eterno."

viernes, 23 de febrero de 2018

Girasoles ( Video Oficial ) - Fabiana Cantilo.


Chispas multicolores
Vuelan en el corral
Ya esperé demasiado
Para que me vuelvas a amar

Madre de los conflictos (madre)
Desaparecerá (I love you)
Aladelta turquesa
Cuando te puedas soltar

Tienes girasoles en el cuerpo
Como soles son
Azul violeta es mi amor
Huracán de flores en tu frente
Soñarás por mí
Desordenando, iluminando
Fuego de Gaia en mi voz
Chispas multicolores
Vuelan en el corral
Ya esperé demasiado
Para que me vuelvas a amar

Madre de los conflictos (madre)
Desaparecerá (I love you)
Aladelta turquesa
Cuando te puedas soltar

Tienes girasoles en el cuerpo
Como soles son
Azul violeta es mi amor
Huracán de flores en tu frente
Soñarás por mí
Desordenando, iluminando
Fuego de Gaia en mi voz.

Alejandra Pizarnik

“Cierra las puertas de tu rostro para que no digan luego que aquella mujer enamorada fuiste tú…”

jueves, 22 de febrero de 2018

William Shakespeare

La Eternidad Del Tiempo

El tiempo es muy lento para los que esperan,

muy rápido para los que tienen miedo,

muy largo para los que se lamentan,

muy corto para los que festejan,

pero para los que aman,

el tiempo es eternidad.


miércoles, 21 de febrero de 2018

Another Cup Of Coffee - Mike & The Mechanics (official clip)

Un poeta en Nueva York


Cuando Federico García Lorca decidió ir a estudiar a la Universidad de Columbia, Nueva York, estaba pasando por el peor momento económico de su historia, era el «crack», 1929.  El poeta debió mirar la urbe con gran pavor y asombro. En el primer día, mientras caminaba, vio cómo un hombre se lanzó desde lo alto del Hotel Astor, quedando hecho pomada su cuerpo en el asfalto. Un poco más tarde, se enteró por la radio que ese mismo día la policía había levantado seis cadáveres de hombres suicidados. Doloroso espectáculo, una locura, una visión de la vida moderna, el drama del oro que estremecía a la metrópoli, algo pavoroso. ¿Cómo procesar todo esto? ¿De qué manera interpretar poéticamente esa demencia social? 

García Lorca escribe: 

Cuando los cadáveres sienten en los pies 
la terrible claridad de otra luna enterrada.(1)

Mi lectura 

Poeta en Nueva York fue publicado en 1940, cuatro años después del fusilamiento de los franquistas, que acabaron con la existencia del joven poeta. Cuando estuve en la ciudad de los rascacielos, ambienté esta lectura con el Concierto de Aranjuez (2), una interpretación en jazz de la orquesta de Gil Evans, en la que aparecía como solista el genial trompetista negro Miles Davis. Me resultaba fluido mezclar esas dos obras al mismo tiempo; dos lenguajes distintos, letra a letra, nota a nota iban fusionándose armoniosamente en el alambique del cerebro. Dos sistemas que no desafinaban porque, si bien es cierto que contaban distintas historias, coincidían en el mismo drama: el individuo frente al mundo, el artista frente a la sociedad en una época muy convulsiva. Era como estar presente ante una larga tertulia entre tres grandes artistas del siglo pasado: García Lorca, Miles Davis y Joaquín Rodrigo. 

Cuando terminé de leer, percibí que en mi conciencia habían quedado fuertemente impresas tres imágenes: 

1. Flotaban los versos de García Lorca entre los rascacielos de Manhattan. 
2. El sonido inconfundible de la trompeta de Miles Davis se sumergía por los vagones del metro. 
3. Mientras todo esto ocurría, mi corazón había quedado desgarrado. 

Después medité profundamente y pensé que esta obra maestra de la poesía del siglo XX podía ser solo comparable —salvando las respectivas especificidades de rigor— con otras tres grandes obras: Exilio de Saint-John Perse, La tierra baldía de T. S. Eliot y Trilce de César Vallejo. 

Algunas consideraciones 

Poeta en Nueva York se divide en diez partes. La primera es una descripción lírica de la gran manzana, después el poeta granadino dedica sus versos a la vida de Harlem, y el resto son recorridos por los ambientes y los habitantes de la ciudad. Al final, una huida al campo y a la placidez de La Habana y el regreso a Nueva York, ciudad tan desquiciante como fascinante. 

1. Libro hermético seguramente para algunos. Surrealista para otros. Quizás para diferenciarlo de los demás libros de poemas de Lorca. Pero, ¿qué hay de cierto? En lo que a la primera cuestión se refiere, el hermetismo de Poeta en Nueva York —que tal vez nos recuerde a su homónimo italiano, aquella poesia ermetica de Giuseppe Ungaretti, de Salvatore Quasimodo, de Eugenio Montale— no arranca del texto mismo, es decir, no es inherente a su construcción. No creo que haya estado nunca en el ánimo de García Lorca escribir un libro para que nadie lo entendiera. No es precisamente a esta clase de hermetismo a la que hacemos alusión. Pienso que la construcción de este grito que es Poeta en Nueva York fue lenta, meditada, pero fundamentalmente muy sufrida: 

Pequeños dolores ilesos se acercan a los hospitales 
y los muertos se van quitando un traje de sangre cada día.(3)


 La reacción de Federico García Lorca ante la Gran Ciudad no podía sino fundar un libro que aparentemente se inscribiera dentro de toda la producción lorquiana, como un texto aparte. Poeta en Nueva York es el único libro hermético de Lorca o, dicho de otra manera, en virtud de este hermetismo es un libro diferente al resto de los que escribió el poeta andaluz entre 1921 y 1936. 

2. En cuanto a lo segundo: libro surrealista. Quizás fue la fuerte influencia que recibió de los poetas surrealistas franceses André Bretón y Louis Aragón, cuando el primero, el 17 de noviembre de 1922, pronunció una conferencia en el Ateneo de Barcelona, donde estaba presente el joven poeta granadino. Y tres años más tarde, el 18 de abril de 1925, en la Residencia de Estudiantes donde vivían Lorca, Salvador Dalí y Luis Buñuel, dio una conferencia Louis Aragón. La influencia y el impacto seguramente fue grande en Lorca, a tal punto que después escribió su conocida ‘Oda a Salvador Dalí’ (1926) como corolario a la admiración que el joven poeta andaluz sentía por el pintor de Cadaqués. 


Mi corazón tendría la forma de un zapato 
si cada aldea tuviera una sirena.(4) 

Como vemos, fueron varias las oportunidades que tuvo García Lorca de relacionarse con uno de los movimientos culturales más importantes del siglo pasado, todo esto antes de viajar a Nueva York y escribir su libro. 

Conclusión: Poeta en Nueva York debería sumarse no solo a esa lista de grandes poemas surrealistas como: ‘Libertad’ de Paul Eluard, o ‘Licantropía contemporánea’ de Louis Aragón, sino también a esa desesperada serie de aullidos poéticos que los mismos norteamericanos enarbolaron en las voces de Walt Whitman, Hart Crane y Allen Ginsberg, que no solo le rompieron los huesos a la gramática sino que, en conjunto, formaron una empresa que cambió la mentalidad de toda una generación. 

Notas 
1. García Lorca, Federico (1973). ‘Cementerio judío’. Poeta en Nueva York. Barcelona: Ed. Lumen. 
2. 'Concierto de Aranjuez', obra de Joaquín Rodrigo, para guitarra y orquesta, estrenada en 1940. 
3. Ibid. 
4. García Lorca, Federico (1973). ‘Introducción a la muerte’. Poema de amor. Poeta en Nueva York. Barcelona: Ed. Lumen. 

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/carton-piedra/34/un-poeta-en-nueva-york
Si va a hacer uso de la misma, por favor, cite nuestra fuente y coloque un enlace hacia la nota original. www.eltelegrafo.com.ec